Aclarando que no lo dije yo, sino el propio diputado electo Sergio Gómez Olivier, debo exigir que a este sujeto le practiquen un examen sicológico antes de que tome protesta como diputado federal, para medir el daño mental que sufre, de acuerdo a que él mismo confesó ante un juez, estar dañado del cerebro.
Esta es la historia.
En un acto que alcanza tonos de ridiculez, el diputado panista por Tehuacán, Sergio Gómez Olivier, demandó hace unas semanas a reporteros del portal Punto Noticias por haberle provocado un daño moral y sicológico.
El viernes pasado se celebró la audiencia conciliatoria, a la que el demandante simplemente no asistió.
Por increíble que parezca, las pruebas del daño sicológico que le provocó el portal informativo con la publicación de un fotomontaje con su cara sobre el cuerpo del Chapulín Colorado fueron unas recetas expedidas por un consultorio de una farmacia de similares.
En esa lógica, quiero pensar que una botarga del Doctor Simi le diagnosticó al diputado que las publicaciones de Punto Noticias le provocaron un desequilibrio sicológico.
Evidentemente, el juez no tuvo más remedio que desechar la demanda, al ver que las aseveraciones del legislador tehuacanero eran una auténtica vacilada.
Pero ya que el diputado se atrevió a demandar sin fundamentos a un medio de comunicación por daño moral y daño sicológico, me parece que es momento que los medios denunciemos a Sergio Gómez Olivier, por el daño patrimonial que en complicidad con el Señor de los Cerros le han generado a los poblanos.
Recordemos que Gómez Olivier tenía un zoológico de traspatio llamado "El Club de los Animalitos", con animales viviendo en terribles condiciones de insalubridad y hacinamiento, con felinos en jaulas de ocho metros cuadrados y con jaulas una arriba de otra.
Bueno pues aunque usted no lo crea, el gobierno del estado le compró al diputado sus animales para recuperarlos y poder construirle un nuevo zoológico, que pagarán con dinero público.
Es decir, que para recuperar los animales incautados por la Semarnat, el gobierno del estado los compró y le construirán un zoológico para que no sufra el sensible diputado.
Sin duda, estamos ante un flagrante daño patrimonial, al gastar millones de pesos del erario, para complacer a un legislador, probablemente para evitarle un daño sicológico por la pérdida de sus animalitos.
Y pensar que este tipo va a representar a los ciudadanos de Tehuacán en San Lázaro.
Ojalá le hagan un estudio sicológico y siquiátrico, para saber —según su propia demanda— si se encuentra en pleno uso de sus facultades mentales para ser diputado federal.
Créanme que después de lo del Chapulín Colorado, este diputado merece otro fotomontaje con su cara sobre Chaparrón Bonaparte.

Los tres alegres corruptos

Será hasta una próxima entrega cuando retomemos el caso de los tres alegres corruptos que hoy sostienen las riendas del CEN del PAN.
Por el momento, Anaya ya es el presidente de Acción Nacional, después de cruzar un mar de estiércol, impregnado de una pestilencia que no se quitará ni bañándose con agua bendita.