Como si el horno estuviera para bollos, el gobernador Moreno Valle ordenó que en esta quincena les descontaran a los empleados de segundo y tercer nivel, dentro del organigrama de la nómina estatal, una cuota para supuestamente fortalecer el programa "Beca un niño Indígena".
Hay que recordar que la esposa de Moreno Valle, cuenta con dos programas estrella: "Beca un niño Indígena" y "Crédito a la palabra de la mujer emprendedora".
Por donde se le busque, ambos han sido un rotundo fracaso.
Pero lo que nos ocupa esta vez, es el descuento generalizado que desde Casa Puebla se ordenó, para que sin su consentimiento, les descontarán a directores generales y hasta jefes de departamento, cantidades entre los 2 mil 500 pesos hasta 250 de TODAS las secretarías, para supuestamente tomarlo como aportación al programa "Beca un niño indígena".
Si hacemos cuentas, estamos hablando de cantidades multimillonarias.
En medio de la trasquilada que les dieron a los empleados morenovallistas, habita la duda sobre lo que hicieron con todo ese dinero. Sobre todo porque coincide con el despilfarro de millones de pesos del domingo pasado en la elección de presidente nacional del PAN, en donde el acarreo, la entrega de despensa y la compra de votos en efectivo, abrieron la duda sobre la procedencia de ese dinero.
No sería extraño que del descuento millonario a los burócratas, se hubiera financiado la elección en favor de Ricardo Anaya.
Casualmente, la promotora del programa, supuestamente dedicado a los niños indígenas, es también consejera nacional del PAN y abierta promotora de Anaya.
Sin duda, estamos hablando de una especie de extorsión a los funcionarios estatales, quienes saben que oponerse al descuento, les representaría su inmediata destitución.
Estamos hablando de un acoso y represión laboral que viola de manera flagrante los derechos humanos de los trabajadores estatales.
Y por cierto que no es esta la primera vez que Martha Erika Alonso hace caravana con sombrero ajeno; toda vez que hizo exactamente lo mismo con la colecta nacional de la Cruz Roja.

Doger va por todo

El que parece que no va a quitar el dedo del renglón hasta no lograr su objetivo, es Enrique Doger.
En esta etapa de la campaña, el lema del exrector es: "Ahora o nunca".
En esa lógica, Doger ya arrancó esta campaña disfrazada de informe, para posicionar una imagen que empezaba a desvanecerse.
Sin embargo, Doger sabe que es el segundo en las encuestas, y que si Blanca Alcalá continúa en espera de que Enrique Peña toque las puertas de su casa para pedirle ser la candidata, el exalcalde se convierte en la principal carta priista.
De ahí que Enrique Doger tenga en marcha la campaña institucional en espectaculares y la de contraste, donde asegura que es un guerrero.
Habrá que ver quién de los otros cuatro aspirantes levanta la voz y se pone a pelear cara a cara la candidatura a Doger.
¿Usted por quién apuesta?