Dice en El Refranero Mexicano: ¿Para qué tantos brincos, estando el suelo tan parejo?
Sin duda, la sabiduría popular aplica a la perfección al tremendo sainete provocado por la absurda cerrazón del Señor de los Cerros en el caso de la llamada ley #AntiBronco, la cual cerró el paso a las llamadas candidaturas ciudadanas.
Para comprender los motivos que llevaron a Moreno Valle a blindar la ley electoral para evitar un Bronco en Puebla, es necesario observar los nombres de quienes merodean en los foros como el de ayer en la Ibero.
¿A quién le tiene miedo Rafael?
Pues viendo lo flaca de la posible caballada ciudadana, no encuentro otra cara relevante, que la de Ana Teresa Aranda.
De todos los demás, difícilmente lograrían 10 mil votos entre todos en una elección para gobernador.
Y Ana Tere aunque obtendría una buena carretada de adhesiones y sufragios, es impensable que pudiera crecer lo suficiente como para competir con la guerra de billetazos contra estructura que escenificarán panistas y priistas respectivamente.
El problema no es que les gane Ana Tere o algún sorpresivo candidato; sino todos los votos que podría quitarle al morenovallismo un candidato ciudadano con antecedentes azules.
Y es ahí en donde a los asesores del gobernador les fallaron los cálculos.
Si en lugar de imponer una serie de candados absurdos a los aspirantes ciudadanos, únicamente hubieran puesto como requisito, el no pertenecer a un partido político en los últimos dos años; habrían evitado la presencia de esquiroles panistas en las boletas electorales.
Y además, los propios ciudadanos se los habrían agradecido.
Nadie quiere que las candidaturas ciudadanas sean ocupadas por políticos resentidos con sus partidos y que al ser rechazados pudieran aprovechar esta nueva figura.
Lamentablemente, ni el nuevo "ídolo nacional" conocido como El Bronco, escapa a su condición de expriista.
Con una simple limitante en la nueva ley, Moreno podría haber pasado a la historia como el gobernador demócrata que impulsó una ley de avanzada y de apertura ciudadana; con la tranquilidad de que ni Ana Tere ni ningún otro panista le podría hacer la mala obra tanto en el 2016 como en el 2018.
En cambio ahora, gracias a su necedad y cerrazón, se convirtió en el gobernador más cuestionado en los medios locales y muchos nacionales, que ya lo juzgaron y sentenciaron, endilgándole el sello de anti demócrata.
¿Y así sueña con ser Presidente?