Este miércoles, con la rendición de protesta de su diputado suplente en el Congreso local, Francisco Jiménez, y el martes con la propia en la LXIII Legislatura de la Cámara baja, el recién nombrado coordinador de los poblanos del PRI en San Lázaro, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, y su equipo político se fortalecen más allá de lo que muchos quieren y pueden ver.
Y es que ese grupo compacto de Giorgana, que conforman operadores, líderes de colonias y juntas auxiliares, cuadros que le suman alianzas en Puebla capital y todo el estado, es con el que el hoy diputado federal ha conseguido en dos ocasiones al hilo derrotar a la estructura, poder político y económico del morenovallismo.
En 2013, Giorgana Jiménez ganó en la elección local y junio pasado, repitió la dosis para ganar le elección federal, donde tuvo que contender contra dos candidatos del morenovallismo y superar toda clase de artimañas de la estructura del gobierno estatal.
Para alcanzar ese triunfo, dentro de todo su equipo precisamente sus suplentes jugaron un papel esencial que le abonó a su meta, que se planteó hacia dentro del grupo como colectiva y de alta dificultad, pues venció a los favoritos del señor de los cerros: Ángel Trauwitz, su mejor amigo, y Cabalán Macari, el delfín.
En esa tarea, Francisco Jiménez, quien este miércoles ocupará la curul del Congreso del estado, es un líder natural de San Francisco Totimehuacán y de toda esa zona de la capital poblana, en donde su familia entera tiene trabajo social y político, históricos.
Jiménez apoyo y trabajó al lado de Giorgana en la campaña federal, pues ahí también estaba su llegada a la curul local.
El otro suplente de Giorgana, pero en la federal, el novel político Ramón Fernández Solana, identificado con el marinismo, también le supo sumar al ahora coordinador de priistas poblanos en San Lázaro, pues a pesar de su juventud —tiene sólo 25 años—, hizo una campaña de tierra, a veces con el abanderado titular y otras en paralelo y supo ir al lado, detrás, sin protagonismos y como aliado en esa fórmula.
Esos son dos de las fortalezas que ha tenido Giorgana en sus triunfos contra el aparato morenovallista, un grupo sólido, solidario y leal.
Víctor Giorgana ha sido aún precavido y no se ha desbocado como otros aspirantes del PRI a la minigubertura, pero no dude usted que en ese tema, el nombre de Giorgana aparecerá, una vez que se cumplan los tiempos del tricolor. Por el momento, desde San Lázaro se alcanza a ver Casa Puebla.