El pasado 2 de septiembre se demostró una vez más que los diputados morenovallistas no saben leer o simplemente no les gusta leer, que es peor.
Ese día, salvo Julián Peña de Movimiento Ciudadano que si leyó lo que se votaba y por eso lo hizo a favor, todos los demás diputados le entraron a la descalificación por el simple hecho de que la propuesta fue presentada por Geraldine González Cervantes.
Incluso, el diputado Franco Rodríguez firmó el boletín de prensa que decía que el Congreso del Estado no está facultado para solicitar a la Secretaría de Gobernación Federal emitir la alerta de género, un día antes en sus declaraciones los priistas Sergio Céspedes Peregrina y Silvia Tanus se fueron por la misma línea.
Sin embargo, el documento que fue rechazado, nunca señala al Congreso como la institución que lo debe pedir, y aquí la prueba.
“Por lo anteriormente expuesto, solicito la consideración de los Diputados integrantes de la Comisión Permanente a fin de que se dispensen los trámites legislativos del presente PUNTO DE ACUERDO y en consecuencia, se solicite a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla a que en el ámbito de sus atribuciones y atendiendo lo establecido en el artículo 24 fracción III de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, convoque a la sociedad civil organizada para que de manera coordinada realicen los trabajos necesarios para integrar y presentar ante la Secretaría de Gobernación Federal, la solicitud de declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en el Estado.
”De igual forma, se solicite a la Procuraduría General de Justicia del Estado, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal y al Instituto Poblano de la Mujer, que coadyuven con los organismos referidos para la realización del informe citado. 
”Asimismo, para que elaboren un instrumento de diagnóstico en materia de violencia de género para analizar zonas de riesgo, población de mayor vulnerabilidad y perfil de los victimarios, que sirva para definir estrategias de combate y prevención”.
Lo que si mostraron fue el lado misógino y mientras se escudan en salidas legaloides, la violencia en contra de las mujeres va en aumento.
Tal vez no era facultad del Congreso solicitar a la Secretaría de Gobernación solicitar emitir la alerta de género, pero si era una obligación moral apoyar a las mujeres que cada día son víctimas de la violencia de género.