El disfraz que los legisladores morenovallistas colocaron a los candados a la Ley #AntiBronco son una muestra del pavor que tienen por las candidaturas independientes.
La dedicatoria de esas trabas no tiene más destinatarios que Ana Teresa Aranda y Fernando Manzanilla.
Ambos políticos pueden y tienen la estructura para encabezar una candidatura independiente con la suficiente fuerza para disputarle el poder al gobierno en turno.
Y si no, ¿para qué tantos requisitos para registrar una candidatura independiente y ciudadana?
Si no hay liderazgos en la sociedad poblana del nivel del Bronco. En la actualidad, las figuras ciudadanas carecen de la fuerza suficiente para ganar las elecciones estatales.
Los políticos resentidos de otros partidos no tienen la capacidad para aglutinar la creciente informidad social en contra del gobierno de Moreno Valle.
Los llamados candidatos independientes carecen de los recursos necesarios para encabezar una campaña ganadora que rompa la lucha que protagonizará el PRI y el PAN morenovallista y sus aliados.
Ese pavor se volvió a reflejar ayer. Los legisladores morenovallistas retrasaron por más de doce horas una determinación mandatada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Y al final otorgaron 30 días a los aspirantes a las candidaturas independientes para recabar el 3% de las firmas del padrón electoral para poder registrase. 
Las discusiones se entramparon por más de doce horas, el PRI amagó con recurrir a la SCJN y se logró ampliar el plazo diez días más; sin embargo, la medida fue insuficiente para las organizaciones sociales.
La flexibilización de las medidas anti Bronco solo patentizaron el miedo morenovallista para las elecciones de este año.
Y ahora los independientes tendrán que demostrar su capacidad de organización para por lo menos inscribirse en la contienda electoral.

La celebración de Nancy de la Sierra

Ayer fuimos testigos de la capacidad de convocatoria de Nancy de la Sierra. Con motivo de su cumpleaños reunió a la clase política y empresarial de Puebla.
Ahí estuvieron los dos principales aspirantes priistas a la mini gubernatura: Blanca Alcalá y Enrique Doger.
También asistió la senadora Lucero Saldaña, los delegados federales, el alcalde de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa, empresarios y sus amigos de los medios de comunicación.
Enhorabuena.