Marco Antonio Estrada López, el tristemente célebre director de la Policía Estatal Preventiva (PEP), cuando el secretario de Seguridad Pública era Facundo Rosas Rosas, el "maletero" de los Beltrán Leyva, en esta misma administración de gobierno, le pintó un "violín" a ‎la Procuraduría General de Justicia (PGJ), hoy Fiscalía General del Estado (FGE).
El exservidor público logró, a través de sus abogados, que el juez quinto de distrito dejara sin efectos el auto de formal prisión que el juez de primera instancia de Tepeaca le dictó por el delito de robo de vehículo.
Usted debe recordar que el pasado 18 de julio la hoy FGE acusó a Estrada de haber desmantelado una pipa, robada en Jalapa, Veracruz, y recuperada por la uniformada, para utilizar el motor para una grúa de la corporación.
También le recuerdo que esa fue la única acusación del estado cuando Estrada fue detenido por elementos del Ejército Mexicano, junto con el director del desaparecido grupo Goes (Operaciones Especiales), Tomás Mendoza Lozano, el pasado 14 de julio, cuando brindaban protección a ladrones de hidrocarburo.
Estrada y todo un séquito de servidores públicos, entre estos el mismo Facundo Rosas, estaban “metidos hasta el cuello” en el robo de hidrocarburos, las ganancias que obtuvieron por proteger a un grupo de mafiosos que en estos momentos están en guerra por "la plaza", le generaron no solo propiedades y poder económico, también una escandalosa destitución.
Fue entonces cuando el gobierno de Puebla se "lavó las manos" con la formal acusación de dos de sus mandos importantes, sus "maleteros" particulares, además de que pusieron "de patitas en la calle" a otro de sus generadores de ingresos, el que sería responsable del ingreso del crimen organizado a Puebla, en todo su esplendor.
Y fue así como la ahora FGE presentó acusaciones "muy débiles" para que Marco Antonio Estrada fuera acusado solo de un delito del fuero común.
Y resultó que el Ministerio Público no supo integrar bien la averiguación previa o lo hizo a drede para dejar "huecos" en la administración de justicia y Estrada estaría a punto de quedar libre, nada más por ese delito.
Aunque de hecho la solicitud del juez quinto de distrito es en el sentido de que se reformule ese auto de formal prisión, o lo que podría decirse hubo negligencia en la investigación.
¿De a cómo?

Le sigue la justicia federal
A Estrada y su exsegundo al mando les falta poco para que conozcan el fallo final por la acusación que pesa en su contra por proteger a ladrones de hidrocarburos, además de asociarse con el crimen organizado.
Desde el 14 de julio que fueron detenidos por militares se terminaron sus operaciones ilegales, mas no el robo de hidrocarburos que sigue incrementándose y donde se rumora de nuevo que es protegido por la Policía Estatal, habrá que ver hasta dónde se encuentra implicado el nuevo director, compadrazo del actual secretario de Seguridad Pública.
Estrada y Tomás estarán incluidos en el Quinto Informe de Gobierno?

Existen dudas sobre del Quinto Informe de Gobierno
No se sabe si el gobernador va a reconocer que se equivocó al nombrar a Facundo Rosas como su secretario de Seguridad Pública, a grado tal que tuvo que aceptar su renuncia cuando se descubrió que estaba “embarrado” de hidrocarburos.
No se sabe si va a informar de la traición de su director de la Policía Estatal.
No se sabe si va a reconocer que la seguridad de los poblanos está por el suelo, que en la Sierra Norte los pobladores viven aterrados por secuestros, desapariciones, extorsiones.
Tampoco se sabe si va a informar por qué al menos dos juntas auxiliares del municipio de Venustiano Carranza tienen impuesto el "toque de queda" por el crimen organizado.

Nos vemos cuando nos veamos