Tal como hace cinco años, el gobernador Moreno Valle presumió la Puebla transformada.
Al igual que aquel 15 de enero de 2012, Moreno Valle, ante un auditorio cómodo, destacó en primer lugar los logros alcanzados en obras de infraestructura, Seguro Popular, apoyos a mujeres y combate al analfabetismo. 
Hace cinco años, el gobernador aseguró que 365 días fueron sido suficientes para iniciar la transformación de Puebla.
Ahora le quedan 365 días para atender los pendientes  que no pudo cumplir en un lustro, como los proyectos integrales que detonen el sector agropecuario, el desarrollo económico, la seguridad pública, la transparencia, respeto a los derechos humanos.
De acuerdo a los cuatro ejes del proyecto morenovallista, el campo se convirtió en uno de los grandes pendientes del gobierno la política asistencialista y de paliativos fue insuficiente para rescatar un sector que se hunde en el rezago y la marginación.
Otra asignatura pendiente es la seguridad pública, en donde por más que lo intenten no se pueden negar los crecientes índices delictivos en esa materia, particularmente en la Sierra Norte y Tehuacán, en donde el crimen organizado se apodera a pasos agigantados de esas regiones. Y de la ciudad de Puebla ni se diga.
Otro punto medular y que fue promesa de campaña, fue el de la transparencia en el uso de recursospúblicos. En la práctica el estado vive en una escandalosa opacidad, la cual impide conocer montos y destinos del dinero público.
Hace cuatro años —en su segundo informe de gobierno—, en el Centro Integral de Servicios, en un acto faraónicoy mediático se sumó al proyecto de Enrique Peña Nieto. “Hoy tenemos ante nosotros un horizonte lleno de esperanzas, los años por venir serán fundamentales para nuestro estado y exigirán esfuerzos coordinados con el gobierno federal, en este sentido nos sumamos plenamente al proyecto que encabeza el señor presidente de la República, Enrique Peña Nieto.”
Subirse al carro presidencial fue insuficiente para posicionar su imagen a nivel nacional.
Al grado que en su quinto informe de gobierno se colgó de la imagen del aspirante mejor posicionado a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador para tratar de reposicionar su imagen a nivel nacional.
Hace cinco años, después de un repaso de las accionesde su primer año de gobierno, Moreno Valle ató de manos a sus funcionarios para que abstengan departicipar activamente en el proceso electoral que se avecina. “No asistiré a ningún evento de apoyo a los candidatosa puestos de elección popular”, dijo enfático.
El pasado viernes no hubo un pronunciamiento político-electoral, a pesar de que el próximo 5 de junio se tendrá que elegir a su sucesor y se pone en juego la vigencia del proyecto morenovallista.