Hay quienes dicen que ‎"después del niño ahogado quieren tapar el pozo", y esto es por los "nuevos" procedimientos de las corporaciones de policía para revisar a los ocupantes de un vehículo sospechoso.
Tras la violenta muerte del jefe de grupo de la Octava Comandancia, Raúl Vidal, ocurrida cuando revisaba a tres ocupantes de un taxi, ahora las revisiones son con mayor seguridad.
El conductor de la patrulla es quien revisa, mientras que su acompañante lo respalda con el arma en la mano preparado para responder a cualquier agresión y si hay un tercer policía, este toma distancia para tener a tiro a los sospechosos, en caso de que sea necesario, como debió ser cuando el jefe de grupo de la Policía Ministerial del Estado (PME) fue materialmente ejecutado.

De los dimes y diretes

La muerte de Raúl Vidal dejó escapar en las filas de la Ministerial, además de la indignación y el dolo, diferentes opiniones.
Hay quienes dicen que dentro de ese vehículo Jetta donde iba el jefe de grupo y la agente herida, había una tercer elemento que quedó petrificada al momento de las detonaciones, que iba sentada en el asiento trasero y que se tiró al piso de la unidad y no se movió hasta que todo había pasado.
De ser así no se sabe quién de las dos agentes, la herida o la que se ocultó, llevaba un arma larga con la cual debería respaldar a su compañero y el arma larga nunca salió a relucir.
Le comento que incluso no se descarta que las dos agentes mujeres hayan ido jugando con su celular y nunca advirtieron el peligro.
Hay quienes dicen que la agente herida, sin mencionar a quien se ocultó, no iban armadas, ni siquiera llevaban puesto el chaleco antibalas, que a estas agentes y por lo menos a 40 más el gobierno de Rafael Moreno Valle, del que presume "Puebla Segura" no se ha acometido a pagarles desde hace 9 meses su salario y que no cuentan con seguro médico en caso de ser necesario.
En cualquiera de estos dos casos, las agentes, quien resultó herida y quien pudo haber ido en el asiento trasero, ambas de las conocidas como "acreditables", demostraron no tener la preparación necesaria para este tipo de casos.
En otras palabras, quienes se encargan de la preparación de los ministeriales lo están haciendo mal, "con las patas".
Y con esto le comento que quien prepara a los ministeriales y a todo el personal de la Fiscalía es nada más que ‎Pamela Carreón de la Torre, la nuera del fiscal general Víctor Antonio Carrancá Bourget, y ya está visto que no sabe ni la o por lo redondo.
Nada más hay que ver el video que circula en redes sociales tras la muerte de Raúl Vidal. La agente que debería estarlo respaldando se estaba frotando las manos porque tenía frío, ni siquiera adoptó una posición defensiva.

Ni hablar, en la Policía Ministerial se viven tiempos oscuros

¿Que ya se apalabraron con la Gendarmería? ‎No es que un servidor le importe mucho o al lector le interese, pero no tiene ni una semana que la Gendarmería Federal ingresó a Puebla y ya los están metiendo en enjuagues de bandosos, seguramente nada más de palabra.
Resulta que en la pasada entrega le compartí el comentario de lectores de este espacio que decían que la mafia del mercado "La Cuchilla", donde opera el negocio de los discos pirata, que le deberían avisar a los de la Gendarmería Nacional para ver si estos le ponían un alto total.
Y es que es en este mercado donde opera una fábrica para elaborar discos pirata que se encuentra dentro de una bodega conocida como "La Escalera", que abastece a todos los que se dedican a este ilícito negocio, ‎a través de 12 locales, todos ellos regenteados por Omar Onathan López (a) "El Negro", Marco Antonio Ruiz Gutiérrez, Marcos Flores Campos (a) “El Morris” y Miguel Ángel Ruiz Gutiérrez (a) "El Bisteck", quien purgó una condena por el delito de homicidio.
Ahora resulta que estos tres personajes les dijeron a los comerciantes que no hay por qué preocuparse, que ya "le entraron" y que nadie los va a molestar.
Es muy difícil que una nueva corporación de federales se pueda prestar a una componenda como esta.
Es cierto que si este mercado de discos compactos pirata opera con toda impunidad es que alguien se los ha permitido.
Es cierto que este mercado de la piratería tiene más de 30 años operando sin que nada pase, solo cuando a Puebla llegan operativos directos de la Procuraduría General de la República.
Lo peor es que a la venta de la piratería se anexó el comercio de la cocaína y la heroína y que es esta tercia quien lo controla y quien lo distribuye a diversas colonias de la ciudad de Puebla.
En la próxima entrega le voy a comentar cómo se dividen estos tres personajes las rutas de las drogas.

Nos vemos cuando nos veamos