Ninguno de sus fundadores se imaginó la grave crisis que atraviesa en estos momentos el PRD poblano y que lo pone en la antesala de su auto extinción.
La alianza con el PAN y  las jugosas utilidades económicas y políticas que ello implica llevó al PRD a una guerra sin cuartel.
Para defender sus posiciones las tribus se reagruparon en dos grande bloques que luchan por sus intereses y se olvidaron del partido, de sus principios y de los auténticos valores de izquierda.
La guerra de las tribus salvajes ahora la protagonizan el bloque de Los Fuertes —el grupo que comanda Luis Maldonado, Foro Nuevo Sol y Julián Rendón— contra los del grupo Cholula —Roxana Luna, Socorro Quezada, Erik Cotoñeto y la corriente IDN—.
El PRD poblano se partió en dos y está dividido  por las alianzas, además se encuentra desfondado y en medio de una guerra nacional, también de dos bloques.
Por un lado están Los Chuchos y Agustín Basave, y por el otro, la corriente ADN y el grupo del senador Luis Miguel Barbosa. 
Este último perredista es uno de los principales responsables de la actual crisis del PRD. El senador rompe con el grupo morenovallista porque no fue incluido en las negociaciones para la alianza de este 2016 y para el 2018, él quiere irse en solitario.
Ayer, tras la guerra de desplegados se hizo patente que las tribus sólo defienden sus intereses y simulan defender al PRD, pero en el fondo es lo que menos importa.
Con o sin alianza, el PRD está condenado a su desaparición. Si se concreta la alianza con el PAN, los costos políticos para el Sol Azteca serán muy altos, porque será una alianza muy forzada y entrara debilitada a la contienda electoral.
El PRD se pulverizará aún más y bloque Cholula no se sumará en las urnas y  optará por sufragar por Morena.
Con ello, el candidato panista corre el riesgo de perder, el PRI tendría la posibilidad de recuperar Casa Puebla y Morena desplazar al PRD.
El bloque de Los Fuertes —Luis Maldonado y compañía— se quedarán con el membrete del PRD, pero sin militancia ni principios, valores y luchas de la izquierda poblana.
Y más, si no hay alianza el PRD le facilitará las cosas al PRI. Y Morena cachará todos los votos de la izquierda. El PRD se hundirá electoralmente.