La policía municipal de San Pedro Cholula detuvo a Porfirio Bueyes Santana, exagente ministerial y prófugo de la justicia presuntamente involucrado con la banda “Del Apá y la Lore”, quien secuestró y asesinó a Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí.
La detención del delincuente se logró con el respaldo de la línea de Plataforma México y ante la propia PGR. Tras la consulta de detectó que se trataba de un prófugo de la justicia que cuenta con al menos cinco órdenes de aprehensión.
El actuar de la policía municipal no es obra de la casualidad, sino del trabajo de FranciscoCamacho, quién es el comisario de la policía de Cholula, que está bajo el mando del maestro Fernando Fierro, coordinador general de seguridad pública.
A las 17: 37 horas, Alejandro Martí informó de la detención. En su cuenta de Twitter publicó: “@RafaMorenoValle Porfirio Bueyes capturado en Puebla. Seguiré comentando como lo capturaron esta noche. La tecnología funcionó p capturarlo”.
El siguiente tuit sobre la detención fue del alcalde de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa. A las 19:58 horas publicó: “Estoy muy orgulloso de nuestra Policía que capturó a Porfirio Bueyes delincuente alta peligrosidad prófugo de la justicia @Alenjando_Marti”.
Casi dos horas después la Secretaría de Seguridad Pública estatal reaccionó y publicó un tuit: “Policía Municipal de San Pedro #Cholula y Estatal, aseguraron a ex ministerial de Morelos relacionado con delitos”.
Sin embargo, en la información oficial, difundida por el gobierno de San Pedro Cholula, jamás se mencionó a la Secretaría de Seguridad Pública estatal:
Los hechos ocurrieron cuando elementos de Vialidad Municipal, a la altura de la carretera federal Huejotzingo-Puebla en la junta auxiliar de San Cristóbal, detuvieron una camioneta Ford Explorer 2003 color blanco con placas de circulación MJC-3658 del Estado de México con vidrios polarizados, estrobos y una sirena.
Al realizar la revisión, Bueyes Santana se identificó como Luis Anguio Sánchez con una credencial de la Procuraduría General de la República (PGR), con el cargo de Asesor adjunto de Asuntos Especiales y con vigencia de 2015, sin embargo, los elementos dudaron de la autenticidad de la identificación y decidieron revisar en la línea de Plataforma México y ante la propia PGR, dando como resultado que se trataba de un prófugo de la justicia que cuenta con al menos cinco órdenes de aprehensión.