El miércoles por la mañana al menos tres sujetos armados interceptaron al conductor de la ruta 3-A, unidad 034, en la calzada La Loma e Insurgentes, de la colonia La Loma, del municipio de Cuautlancingo.

El chofer y 10 de los pasajeros fueron sometidos a una revisión, despojando al primero del dinero de la cuenta y sus valores y a los demás de carteras, bolsas, relojes, anillos, celulares y todo lo que llevaran de valor; luego le ordenaron al conductor que continuara su camino.

El asalto ocurrió a plena luz del día, los delincuentes se retiraron con toda tranquilidad, mientras que los afectados esperaron en vano el auxilio de la Policía Municipal, que estarían en su inoperante Complejo de Seguridad.

Y no es extraño, cada vez que en este municipio ocurre un asalto, un homicidio, un secuestro, por extraño que parezca, en los alrededores no hay una sola patrulla para que pueda atender a los afectados.

Lo que sí parece extraño es por qué Cuautlancingo no tiene la atención necesaria de la seguridad del gobierno del estado, e incluso del federal.

¿Quién es dueño de la plaza de Cuautlancingo?

Desde el 1 de marzo pasado, el municipio de Cuautlancingo ocupó los titulares de las páginas de policía de los diarios locales y nacionales.

Un comando armado, que ahora se presume fueron "Zetas", ingresó a un palenque, que no era clandestino, porque estaba protegido por el presidente municipal, para llevarse a entre 10 y 15 personas, entre ellos a un "Beny", jefe de un grupo criminal.

Las versiones de lo ocurrido fueron múltiples, que en ese mismo lugar hubo dos ejecutados, que iban hombres, mujeres y niños y que al final los cuerpos terminaron en tambos con ácido, de los que la Fiscalía General del Estado (FGE), presume haber identificado a 7, cuando realmente lo hallado fueron tres huesitos.

Tras lo ocurrido, en calles de Cuautlancingo, federales y hombres armados se persiguieron e intercambiaron disparos sin que a nadie le importara que los desconocidos, a bordo de camionetas de lujo, estuvieran realizando sus "recorridos de seguridad" en calles que los mismos vecinos reportaron como "inseguras".

Cartas al olvido

El gobierno de Puebla desconoció las denuncias, a través de llamadas anónimas, como el gobierno federal lo había solicitado, sobre la delincuencia que operaba en este municipio.

"‎Me pregunto si alguien anda cargando cerebros y los anda tirando por donde sea, espero las publique para que la gente vea la manera de actuar de la delincuencia.‎

"Y no hay más policías en la calle porque el secretario reparte puestos y grados solo a sus conocidos, trabaja su cuñado y su secretaria es su pariente y a los que escoge les da grado sin que hayan pasado examen alguno de oposición para tenerlo, como marca la ley.

"Le platico lo que hemos vivido en esta comunidad.

"Dentro del primer cuadro se desarrollaron actos delincuenciales como robos a negocios, a transeúntes, que nos afecto de manera importante en nuestro estado emocional ya que no podíamos desarrollar nuestras actividades de comercio pensando en que momento nos asaltarían.

Colocamos mantas en la avenida 16 de septiembre que desemboca a nuestro zócalo y por el impacto causado, el secretario de seguridad publica que se llama Gilberto Herrera mando a quitarlas, al ver el hecho por parte de quien lleva las riendas de la seguridad en nuestro municipio, solicitamos nos diera una audiencia para ver que acciones tomaría respecto a la inseguridad dentro de nuestra área de comercio.

“Nos dio largas en este asunto, cansados de esperar colocamos mas mantas las cuales tenían avisos hacia los delincuentes de que como vecinos estábamos decididos a enfrentarlos con lo que se tuviera a la mano, al ver esto el secretario se presenta en la calle en donde tenemos nuestros negocios, increpandonos de que nos iba a detener por incitar a la violencia a la comunidad.

“Se llegó a un acuerdo de que mandaría a recorrer el lugar a los policías sin decir cuantos ni cuando, y efectivamente se presentaron a recorrer a pie la zona, un día 2 policías otro día 1 policía, unos armados otros no portaban armas, y a la fecha se puede constatar lo que le platico en esta misiva.

“Porque le comento que los hechos están concatenados, por lo siguiente: policías, habrá de manera presencial trabajando aproximadamente 90, entre los que salen a la calle y los que se encuentran en el complejo de seguridad, pero nominalmente cobrando serán entre 120 o 130 o sea que hay treinta o cuarenta personas que no laboran pero cobran en seguridad publica como policías.

“Nos tomamos la tarea de investigar entre el personal de oficina de la presidencia cuantas personas están dadas de alta y resulta que en una área que se llama protección ciudadana de reciente creación laborando están 9 personas y en la nómina se encuentran 30 autorizados, o sea que hay 21 personas que cobran sin trabajar quien controlara ese dinero solo el secretario lo sabe".

Hasta aquí la carta.

Y la pregunta es la siguiente.

¿Por qué el gobierno de Puebla no ha atendido la inseguridad que se vive en Cuautlancingo?

¿Quién es el dueño de la plaza?

 

Nos vemos cuando nos veamos.

[email protected]

twitter @PonchoPosa