En entregas pasadas le comenté que un funcionario de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), estaba implicado en la protección de una banda de narcomenudistas que operan en al menos 10 narcotiendas, ubicadas en la zona de Analco de la colonia Azcarate, El Ángel y en Bosques de San Sebastián, mismos que se hacen llamar “La Mafia”.

Este funcionario recibía, o recibe, en su oficina de manos de un integrante de esta organización, la suma de 22 mil pesos que iban en un sobre cerrado y, con tal dinero “La Mafia” podría anticiparse a los operativos en su contra, además de que tenían el beneficio de no ser molestados por elementos de la Agencia Estatal de Investigación.

El caso es, que a raíz de las múltiples denuncias contra el grupo de narcomenudistas, que además se dedicaban al atraco y a la reventa de boletos de espectáculos masivos, intervino la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) y varias de las narcotiendas de “La Mafia” fueron cateadas.

Las detenciones de dos de sus líderes fueron claras, les encontraron drogas de diversos tipos y los remitieron ante las autoridades correspondientes luego, las investigaciones que se hicieron contra estos personajes no fueron claras, por lo cual una de las líderes ya se encuentra en libertad, además de que el segundo está próximo a salir.

Pero al servidor público de la AEI no se le ha realizado una sola investigación, por lo cual nuestro personaje estaría negociando nuevamente los soplos para los operativos, mismo que sería otro lastre que continua delinquiendo bajo el amparo de la ley.

Del reporte de corrupción.

“Solo así, se podría explicar por qué la organización delictiva "La Mafia", que opera desde la vecindad 821 de la 9 Oriente, del barrio de Analco, vende todo tipo de drogas y a cualquier hora del día”.

“Pagan protección a la Policía Ministerial, a la que ahora se le denomina Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), de la Fiscalía General del Estado (FGE)”.

“Un alto mando de la AEI, al que vamos a llamar Alejandro, con el cargo de jefe de operaciones, o al menos así se ostenta, recibe al mes la cantidad de 22 mil pesos en efectivo en sobre, para mantener avisados a los narcomenudistas de los operativos y de los recorridos de seguridad ‎para que ninguno de estos sea sorprendido en alguna de las 3 narcotiendas que operan en la zona y que son propiedad de una extensa familia de apellido Trinidad.

“Para ser más preciso, le comento que uno de los integrantes de esta banda llega al nuevo edificio de la FGE, se registra con el propósito de buscar a este Alejandro y es llevado a donde se encuentra su secretaria Marisela Rodríguez y es a ésta, a quien le entrega el sobre, le dice que es un mensaje de Óscar, a quien en la banda se le conoce como "El Loco" y la empleada a cambio, entrega una especie de ficha con el número 21 y otras veces 22, que podría tratarse de algún número en clave”.

“De esta forma, las vecindades de la 9 Oriente 821, la de la 15 Oriente, entre 18 y 20 Sur, además de la 9 Oriente y 2 Sur, pueden vender, con toda tranquilidad, dosis de cocaína en polvo y piedra, que tienen un valor de 100 pesos cada una, además de heroína, que se ha convertido en la droga de moda”.

“Los vendedores de droga que operan para Óscar son, "El Chivo", "Tallis", quien es hijo de Óscar, además de “El Teke”, o de las mujeres identificadas como "Nenuca", María Luisa, apodada "La Gorda" y "El Paco".

“Las narcotiendas que le comento también sirven como "picadero", donde les permiten a los viciosos que fumen piedra o crack, a quienes incluso han llegado a asaltar o a lesionar con arma blanca, cuando los vendedores se encuentran ebrios o cruzados por el consumo de drogas con alcohol”.

“La banda, que encubre sus actividades con la reventa de boletos de espectáculos importantes, lo cual también significa una infracción administrativa, se dedica además al asalto, al robo en tiendas comerciales y a otros delitos que los han llevado a ser detenidos, por horas o días, ya que cuentan con suficiente dinero para pagar sobornos, incluso a jueces de lo penal”.

“Estos delincuentes no son detenidos porque desde las instalaciones de la Policía Ministerial o AEI, les avisan que escondan todas las drogas o que se salgan de las vecindades. A los 15 minutos del aviso ocurren los operativos”.

El hubiera no existe

Y, si la Policía del Estado se uniera con la AEI para combatir esta organización de narcomenudistas.

Y, si la FGE abriera una investigación o por lo menos, removiera de su cargo al soplón que tienen dentro de la AEI.

Y, si mi abuelita tuviera bicicleta.

 

Nos vemos cuando nos veamos

infopolicí[email protected]

[email protected]