¿Cuántas veces la Fiscalía General del Estado (FGE), antes Procuraduría General de Justicia, se ha "lavado las manos" por hechos de violencia que han ocurrido en Puebla?

"No nos corresponde, es delito federal".

Asunto de drogas, de robo en ductos de Pemex, la Fiscalía y todo su equipo se han hecho los desentendidos.

Pero no se han hecho los desentendidos para brindarles protección, desde agentes ministeriales, del Ministerio Público y muchas áreas que tienen que ver con la procuración de justicia.

¿Por qué no se han investigado las propiedades que los altos mandos de la Agencia Estatal de Investigaciones?

De Luis Galán, Medelli, de algunos comandantes que ya se jubilaron?

¿Por qué no se ha investigado a los comandantes de la Ministerial de las comandancias ubicadas en la zona del "Triángulo Dorado"?

¿Por qué no se investiga quiénes protegen el tráfico de drogas desde el interior de la AEI y de la misma FGE?

Dicen "no es mi problema" cuando la protección a estas bandas ha generado que entre ellos se enfrenten y resulten muertos y levantones.

Pero se equivocan.

Sí es su problema

¿O no es la Fiscalía General del Estado la que se encarga de investigar delitos del fuero común, como el homicidio y las desapariciones?

¿O no es la Fiscalía la que debe investigar delitos como las lesiones intencionales por arma de fuego?

Luego entonces, qué es lo que sí debe investigar la Fiscalía y que sí les corresponda.

¿Las actividades y vida de candidatos, políticos, líderes y hasta periodistas?

Imagine el lector otro deslinde más.

"No podemos intervenir en una investigación por robo, eso le corresponde a Dios, porque se están violando uno de sus 10 mandamientos".

Ya ni la hacen.

 

Más violencia en Puebla

El martes por la noche, en la calle Álamo, entre 7 y 5 Poniente, la Policía Estatal de Investigación tomo conocimiento de un violento homicidio.

En la carretera que va para Tehuacán un hombre fue baleado por desconocidos y falleció al ingresar a su domicilio.

El miércoles fue hallado el cuerpo sin vida de un hombre dentro de una de las habitaciones del motel Suites de Tehuacán.

Los homicidios, como siempre, no han sido ocultados.

Se desconoce si están relacionados con el crimen organizado o fueron asesinados en circunstancias violentas.

Pero son tres muertes en menos de 72 horas que, como ocurre en esta administración, quedaron en "los archivos muertos".

 

Humanidad o impunidad

En la entrega pasada le comenté de un tercer personaje herido en un accidente automovilístico ocurrido en Tecamachalco, de manera clara quien sería el padre del presidente municipal de ese municipio, José Asunción López Velázquez.

Don José Asunción, quien debería pasar de los 70 años de edad, es padre de uno de los presidentes municipales que más han sido criticados por la corrupción en sus municipios, tras el robo de hidrocarburos, y fue acusado de asesinar de un disparo de arma de fuego a un menor de 14 años de edad.

Dicen enterados del asunto que don José Asunción debería de estar ingreso en la cárcel de Ciudad Serdán, pero que un "salvoconducto" por su edad y una posible enfermedad lo llevaron a cumplir su condena desde su casa.

Lo cierto es que muchos hombres adultos que cumplen condenas por diversos delitos esperan el "chance" de don José Asunción.

Pero no son hijos de un presidente municipal.

 

Nos vemos cuando nos veamos.

[email protected]

[email protected]