No se si te pasó lo mismo que a mi desde que terminó el período de propaganda de nuestros candidatos políticos. Me dejaron el cerebro en calidad de escupidera de cantina. Sus  cierres de campaña fueron maravillosos. No se si a ti te tocó pasar por la glorieta de Los Frailes el 1º de junio. Aquello fue Kafkiano: Estaban todas las tribus que mantienen los diferentes partidos políticos hechos pelotas, ahí estaban desde los de Ayotzinapn, hasta los del Sente, los de las “Chivas” y el América y los del MVT (mi voto por un tinaco)… Aquello era un verdadero despapaye.

Una especie de Torre de Babel, pero enriquecida con claxonazos y mentadas de madre.

No se quienes serán los creadores del aquelarre de ¿comunicación?  política con el que nos han torturado a lo largo de toda esta espantosa temporada, pero lo que han logrado con sus ¿campañas? no tiene nombre… se han pulverizados los unos a los otros a tal grado que, ahora si, nos pusieron a “parir chinos con sombrilla”, porque ya no se pregunta uno ¿quién será el menos corrupto entre todos los corruptos?, si no ¿valdrá la pena ir a votar?, o de plano escribo en mi boleta “Bola de corruptos”…no se que hacer.

La verdad no entiendo el grado de idiotez de las fuerzas políticas de mi país: A caso no es obvio lo que el mundo entero ya nos está dispuesto a seguir con su juego: Brasil, Bogotá, Honduras, Perú, etcétera, todos estamos sentados en un polvorín. No nos cabe en la cabezota que nada es eterno, que todo llegará a su fin tarde o temprano, que la riqueza y los imperios también llegarán a su fin queramos o no.

Lo que no se mueve, se pudre, lo que no cambia se muere, y si no quiere cambiar, lo cambian a huevo…Te lo digo por experiencia propia, lector querido.