Si usted es de los que piensan que la ciudad de Puebla va a ser paralizada por un paro en el transporte público, con el fin de ejercer presión para el aumento del pasaje, no se preocupe el plan no prosperó y todas las actividades serán normales para este día

Al menos así trascendió en una de tantas juntas de Seguridad Pública, donde el reporte fue "sin novedad", para este asunto.

Lo que si pasó es que alguien intentó paralizar el transporte, colocando como responsables a los permisionarios y para tal fin echaron a dar toda una maquinaria de la vieja política.

Imprimieron panfletos que de manera hábil fueron distribuidos en las bases de unidades del trasporte público, donde no sólo anunciaban el famoso paro, sino que además los invitaron a participar en el mismo.

Incluso utilizaron las redes sociales para alertar que no iba a haber transporte, además de que utilizaron los nombres de algunos de los permisionarios, pero estos al final terminaron por desmentirlo.

Le comento que, dentro de los protocolos de seguridad, la mayoría, sino es que todos, a los transportistas les preguntaron y ocurrió que eso del paro es y fue falso.

Atrás de este intento por armar un relajo en Puebla hay un personaje de nombre Rufino Reyes Soledad.

Usted lo conoció como Jefe de Supervisión en la administración marinista, además de que, no tiene mucho, participó en una movilización con vehículos en favor de un precandidato a la gubernatura por el partido Morena.

No me pregunte si es Armenta.

¿Cuál fue la intención de parar el transporte público en Puebla?

Criminales y policías unidos

Que más se puede esperar.

El viernes elementos de la Policía Municipal, los que ese día estaban a bordo de la patrulla 100, del Sector 6, dejaron escapar la oportunidad de aclarar una serie de asaltos y robos en colonias del Sur de Puebla, como San Ramón, Loma Bella, Castillotla, Los Héroes, Santa Lucía y otras.

Y es que, en Camino Real, de la colonia Santa Clara la Venta, atrás de Los Héroes, los vecinos retuvieron a dos sujetos que iban a bordo de dos motocicletas, sin placas, sin licencias, sin identificaciones.

Los vecinos decidieron no hacer justicia con su propia mano y avisaron a la Policía Municipal.

Cuando los uniformados de la patrulla 100 llegaron, los vecinos les dijeron que estos eran los que le pegan a los atracos y asaltos en la zona.

Pero en esos momentos no había una parte acusadora y los uniformados los dejaron ir.

Sobre las 2 motos no les importaron que estas no tenían placas, no las aseguraron, ni molestaron a los conductores que no llevaban placas ni identificaciones, los dejaron ir.

Ni siquiera les preguntaron sus nombres.

Al día siguiente de lo que le comento, en esa misma zona, los delincuentes en moto robaron la nómina de los empleados de una construcción, al dueño lo amenazaron de muerte para que no denunciara. 

Una semana antes abrieron un boquete en una casa para saquearla. 

¿Y la Policía Municipal? bien gracias.

Nos vemos cuando nos veamos