Los errores de la Cuarta Transformación parecen no distinguir niveles ni cargos. Esta vez, me refiero a la ignorancia de un funcionario del equipo del Consejero Jurídico de la Presidencia de la República, Julio Scherer, quien lanzó un mensaje a un destinatario equivocado.

Resulta que ante una denuncia hecha por el Partido Acción Nacional por una imagen publicada por Luis Miguel Barbosa -donde aparece con Andrés Manuel López Obrador-, no faltó el funcionario acomedido que se apresuró a deslindar a su jefe del uso de su imagen, sólo que dicho funcionario mostró su total desconocimiento sobre el proceso electoral que se lleva a cabo en Puebla.

Este yerro no es un asunto menor, toda vez que se trata de un documento oficial, emitido por la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal.

El personaje fue Raúl Mauricio Segovia Barrios, consejero adjunto de control constitucional y de lo contencioso, quien envió el oficio dirigido al Instituto Electoral del Estado con fecha 27 de febrero y recibido ‪el día 28 de ese mismo mes.

El problema es que la asunción de la elección por parte del INE se hizo el pasado 6 de febrero, es decir que el funcionario giró un oficio a alguien que no tiene vela en el entierro; toda vez que Jacinto Herrera y los demás miembros del OPLE en Puebla quedaron al margen del proceso electoral.

Si bien es cierto que el oficio es sólo un deslinde, ya que no se pide ningún tipo de sanción, el funcionario federal debe primero informarse del actual proceso electoral y no tomar decisiones sobre las rodillas.

Al margen de esta pifia, no se puede desdeñar esta acción de la Presidencia sobre el uso de la fotografía de Luis Miguel Barbosa, que sí se liga con el mensaje del domingo en Puebla donde AMLO dijo que nadie puede hacer campaña afirmando su respaldo, podría ser interpretada como un deslinde del Presidente.

En estos días previos a la definición de Morena, las lecturas políticas son más que obligadas.

Si bien, como ya dije, se trata solo de un deslinde, el funcionario federal demostró que no es el más indicado en el puesto, y cómo lo decíamos ayer, hay que llevar a la gente más capaz al gabinete, sean hombres o mujeres.

Otro yerro de la Cuarta Transformación
Otro yerro de la Cuarta Transformación

 

Un desplegado sin aval

Tras difundirse el desplegado donde se exige al gobierno del Estado que haya paridad de género en la conformación del próximo gabinete, de inmediato hubo quienes se desmarcaron del documento ya que por lo menos tres diputadas locales: Vianey García Romero, Tonantzin Fernández y Mónica Lara Chávez; dijeron que nunca fueron consultadas para su publicación.

También señalaron que —respecto al actual gobierno de Guillermo Pacheco Pulido, que fue cuestionado en el desplegado— no se puede improvisar un gabinete paritario de la noche a la mañana, sobre todo tratándose de una administración de tan solo 6 meses.

Mónica Lara explicó que el actual gobierno no proviene de un proyecto político de años y recalcó que el gobernador interino se vio obligado a resolver en corto tiempo. Añadió que se necesitaba un mediador, había prácticamente que improvisar y por ello, justificó, se apostó por políticos de experiencia.

Con la hipersensibilidad de las políticas feministas, no me extrañaría que los señalamientos de la legisladora sean vistos como violencia política hacia las mujeres.

Lo que hay que ver en estos nuevos tiempos... y lo que nos falta ver.

No todas fueron consultadas
No todas fueron consultadas