El ciudadano José Cristian N., habrá roto un récord en su largo historial de dudosa reputación por la velocidad con la que obtuvo la libertad una vez que fue detenido al conducir un automóvil deportivo de lujo sobre Periférico Ecológico por el rumbo de Valsequillo, la noche del miércoles.

No obstante manejar un auto con un valor superior al millón de pesos, el líder del mercado Morelos, El Grillo, como se le conoce por portar en un antebrazo un tatuaje del célebre personaje de Disney, no sólo salió de las instalaciones en donde estuvo retenido, sino que regresó a la Fiscalía General del Estado para retar al Estado.

Envuelto en ropajes de “ciudadano ejemplar” anunció una demanda por privación ilegal de la libertad en contra de Fernando Manzanilla, Secretario General de Gobierno; Manuel Alonso García, Secretario de Seguridad Pública; y de Carlos Cardenas, director de la Policía Estatal.

La tarde de ayer jueves la Secretaría de Seguridad estatal se vio obligada a precisar que El Grillo no sólo conducía un auto sin placas, sino que alteró el orden público y descartó alguna arbitrariedad. Nunca una institución había respondido a un particular a través de una comunicación oficial.

El Grillo, cuyos antecedentes tendrían que ver con delitos contra la salud, robo a casa habitación y transeúnte ha sido detenido en al menos una ocasión por posesión de armas, como sucedió el 28 de mayo del año pasado, junto con otros cuatro sujetos.

Los detenidos junto a El Grillo fueron David T., Armando P., Fernando C., y Jesús R., a quienes se dijo, la Fiscalía General del Estado investigaba por su actuación en las ejecuciones que ocurrieron a mediados del año pasado en la capital de Puebla, la colocación de narcomantas y venta de estupefacientes.

Tres días después, todos salieron libres pues el agente del Ministerio Público decidió no judicializar la carpeta de investigación bajo un resquicio legal que permite el artículo 140 del Código Nacional de Procedimientos Penales.

Sólo uno de los detenidos junto a El Grillo tenía hasta el año pasado a dos hermanos recluidos en el penal de San Miguel. En octubre de 2011 se les detuvo en posesión de 25 kilos de marihuana, cocaína, 80 mil pesos, un arma de fuego y se les relacionó con La Familia Michoacana.

Al grupo liderado por José Cristian N., no sólo se le relaciona con diversas actividades delictivas y rivalizar con otro líder, Omar Jonathan alias El Negro, sino con una inusual participación activa en el estallido de violencia el día de la jornada electoral del 1 de julio de 2018 que produjo una cifra sin precisar de homicidios, lesionados y un escándalo nacional que ensució la jornada electoral que en México se había desarrollado en relativa calma (https://www.parabolica.mx/2018/columnas/parabolica/item/7676-paso-a-paso-la-trama-delictiva-del-domingo-1-de-julio).

El manto de impunidad que ha cubierto a El Grillo terminó por convertir al personaje en el Frankenstein capaz de desafiar al Estado, como sucedió la víspera.