1.- “La Rama Dorada” de la pareja Frasier es uno de los textos obligados para intentar percibir la grandeza humana con sus mitos y leyendas.

1.1.- En varios de los ejemplos que nos da sobre la mención de los muertos, en todos;  los vivos, no deben mencionar a los idos, pues haciéndolo los reviven en su grandeza, pobreza, generosidad, e implacabilidad.

2.- Ejemplos poblano-socio-antropológicos hay dos:

Uno, la invocación permanente todavía en ciertas mesas de guerrilleros de  café de los desmanes cometidos por el general Maximino Ávila Camacho, en contra de la propiedad privada mobiliaria e inmobiliaria, mujeres solteras y casadas de todas las edades y clases sociales, así como la patrimonialización del poder como hombre, macho, general, gobernador y hermano del presidente de la República.

¿Qué hay cierto en ello? Desterrado en las Galias Poblanas de Roma (antes D.F. hoy CDMX), desde cuando haya sido, jamás conocí testigo alguno del atrabiliarismo del hombre leyenda creado en la capital, toda vez que en el interior muy recorrido, e intimado -no intimidando-, ni en la Mixteca, ni en las tres sierras, ni en  Los Llanos, ni en Los Vientos, jamás  en todas las edades [email protected] [email protected] lo citó para nada.

El otro: asesinatos, extorsiones, despojos cometidos en la región atlixcense por la CROM, aún son mencionados por miembros de la clase media local todos comerciantes, hijos o nietos de gente llegada de otras geografías, mientras que los “criollitos” descendientes de campesinos o de obreros donde privan los universitarios como el extinto Samuel Malpica ex rector de la UAP, jamás emitió condena o comentario alguno siendo hombre informado, de recio carácter, valiente y buen investigador.

3.- En los dos casos, seguramente los entes educativos superiores donde se enseña Sociología y Antropología, vinculándolos a Psicología, deben existir los análisis del caso en tesis de educandos, textos, conferencias o seminarios.

NUESTRA CASA

Galerías de arte contemporáneo, de antigüedades, sitios especiales en joyería cara, restaurantes de luxe, hoteles boutiques y ¿el turismo de primera?