La fecha de mayor orgullo de los poblanos es sin duda, el 5 de Mayo, cuando la Batalla de Puebla hermana la capital del estado con los municipios de la entidad y hasta con ciudades fuera de nuestro país como Nueva York, Los Ángeles, Madrid, París o Berlín.

Los festejos cada año eran especiales y espectaculares. Desde meses antes las escuelas, los Centros Escolares y diversas corporaciones oficiales comenzaban con los ensayos, las coreografías, el vestuario y la construcción de imponentes carros alegóricos.

La talavera, la Batalla del 5 de Mayo, el inicio de la Revolución Mexicana en la casa de los Hermanos Serdán y la majestuosidad de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, eran sólo algunos de los carros, que año con año, veíamos recorrer las céntricas avenidas de la capital poblana.

Pero este año no será así.

No hubo preparativos, ni clases. No habrá tampoco desfile, ni las tradicionales gradas apostadas en las laterales del Bulevar 5 de Mayo.

El coronavirus, este 2020, también se llevó eso, nuestra más preciada celebración.

La tradición marcaba que después de asolearse, los niños, niñas y jóvenes asistieran gratuitamente a la Feria de Puebla. Otros, los más osados, sin miedo alguno se regocijaban en las aguas tratadas de las fuentes del mausoleo del General Zaragoza. Tampoco habrá festejo para ellos.

Este año, para evitar contagios, no fueron instalados los juegos mecánicos en la zona de Los Fuertes, no habrá un palenque para desgañitarse ni cantantes en el foro al aire libre.

Tampoco reseñaremos la visita del “señor Presidente” ni se abarrotarán los restaurantes del Centro Histórico.

En Estados Unidos, específicamente en Nueva York, el 5 de Mayo es “el día de México”, las celebraciones de nuestros paisanos son tan grandes que sobrepasan los festejos del 15 de septiembre.

Mañana poco espacio quedará para la fiesta. La pandemia ha golpeado con fuerza la ciudad americana y los migrantes mexicanos, son un grupo severamente lacerado por el Covid 19. Sin ir más lejos, este fin de semana siete poblanos murieron luego de ser contagiados por el Coronavirus.

Y en Europa los festejos también se cancelarán o al menos cambiarán radicalmente. Las fotos de reuniones de mexicanos junto a la Bandera tricolor, en las ciudades del viejo continente, tendrán que esperar.

Sin embargo todas estas excepciones nos permitirán ver que las celebraciones por la heroica gesta van mucho más allá de los festejos, en el confinamiento cada uno de nosotros podremos festejar el orgullo de ser poblanos.

No entendemos por las buenas

Durante las últimas horas, los gobiernos estatal y municipal de Puebla se han visto obligados a endurecer las medidas de confinamiento con la esperanza de que los ciudadanos seamos responsables y se logre romper la cadena de contagios.

A nivel municipal, la prohibición de visitas en los panteones de la ciudad logrará que la gente no se acumule en los camposantos ni en los alrededores de éstos. Asimismo evitará el traslado de muchos ciudadanos.

A nivel estatal, el anuncio de multas por hasta 1.4 millones de pesos y la amenaza de clausura, a los restaurantes y bares que vendan comida o bebidas en sus instalaciones, pretende evitar que el 10 de Mayo se repitan escenas como la del pasado jueves 30 de abril donde pastelerías y pizzerías lucieron abarrotadas.

El endurecimiento de las medidas se realiza en la antesala del festejo del Día de las Madres y también ante el incremento real de contagios, hospitalizados e intubados a causa del Coronavirus.

Ojalá que todos lo podamos entender y nos quedemos en casa. Si se quiere festejar, ya sabemos que los servicios de comida a domicilio están a la orden.