Derivado de un reclamo de los regidores Rocío Escalona Hernández y Daniel Jiménez Tlachi para recibir gratificaciones de fin de año, correspondientes a los ejercicios fiscales de 2017, 2018 y 2019 en el municipio de Chiautempan, por unanimidad de votos el pleno del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) declaró infundadas estas peticiones, debido a que ese ayuntamiento no presupuestó cantidad alguna para ese rubro.

También declararon infundados los argumentos de ambos representantes sobre su queja de que Chiautempan les hubiera suspendido a sus asistentes o auxiliares exclusivos a partir del 1 de febrero de este año y hasta la fecha, pues el organismo jurisdiccional no encontró evidencia alguna de que, en efecto, hubieran contado con ese apoyo durante el ejercicio fiscal 2018.

El TET declaró que no existe evidencia, por lo tanto, no es posible considerar se les otorgue el pago de esta prestación. En el segundo caso tampoco encontraron evidencia para otorgar pago a personal auxiliar: “Consideramos que se debe prever la posibilidad de que se reajuste esta organización del ayuntamiento a efecto del personal que son más de 7 personas, brindando apoyos administrativos; este tribunal no le puede decir al ayuntamiento cómo organizarse a efecto de distribuir los recursos con que cuenta para el ejercicio público y con el que deben de contar los regidores”, señaló el magistrado José Lumbreras García.

Los magistrados José Lumbreras García, Miguel Nava Xochitiotzi y Claudia Salvador Ángel resolvieron que debían declarar como nulo el proceso de ordenar a ese ayuntamiento otorgamientos de auxiliares exclusivos, pues eso escapa de la materia electoral y corresponde a la administrativa.

Cuando se cuente con elementos para el desempeño del cargo, sin que se trate de una falta absoluta, contemplando que con ello no se afecte el ejercicio de las funciones esenciales inherentes al cargo de elección popular, la materia de la controversia se ubica en el ámbito administrativo”, establece parte de la resolución aprobada.

En tal sentido, el pleno del TET dejó a salvo los derechos de los actores para que los hagan valer en la vía y forma en que corresponda.