El gobierno del estado, por medio del trabajo coordinado entre diversas dependencias, implementó un operativo de supervisión del cumplimiento de los lineamientos de seguridad sanitaria para el funcionamiento del transporte público, a fin de disminuir el riesgo de contagio por Covid-19.

José Luis Ramírez Conde, secretario de Comunicaciones y Transportes, informó que la estrategia fue acordada durante la sesión extraordinaria del Consejo Estatal de Salud, y se realiza de manera aleatoria y permanente en los lugares de mayor flujo de transporte público, en las principales vialidades y en los puntos de concentración de rutas. Ramírez Conde detalló que se revisaron 405 unidades, de las cuales cinco fueron infraccionadas por sobrecupo, así como a cinco operadores por no portar cubrebocas.

El funcionario señaló que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte) reforzó el uso obligatorio del cubrebocas por parte de los operadores del transporte público, así como el cumplimiento de medidas sanitarias como la limpieza constante de la unidad, contar con gel antibacterial para uso propio y de los usuarios, además de no llevar sobrecupo en las unidades, por lo que en caso de incumplimiento o reincidencia el operador se hará acreedor a una infracción.

El titular de Comunicaciones y Transportes explicó que en el operativo participan la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC), quienes se encargan de delimitar y señalizar las vialidades donde se realiza la supervisión, mientras que la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado (Coeprist) verifica al interior de las unidades que los usuarios cumplan con la sana distancia y el uso del cubrebocas y en caso de no portarlo se les otorga uno de forma gratuita.