Tras considerar que durante los 12 años que ha formado parte del Poder Judicial de Tlaxcala se desempeñó en favor de los justiciables de manera pronta, completa e imparcial como expresión de diligencia, excelencia profesional y honestidad invulnerable, los integrantes de la LXIII Legislatura local, reconocieron la labor de la magistrada Elsa Cordero Martínez, quien el próximo 3 de marzo concluirá el periodo para el que fue ratificada.

Así lo manifestaron a través del dictamen aprobado la semana pasada por todos los integrantes presentes, en el que establecieron que la causa del retiro de la jurista será por la conclusión del segundo periodo, para el que fue ratificada y motivo por el cual, una vez fenecido el plazo, adquirirá la calidad de magistrada en retiro, como reconocimiento a su aportación en el fortalecimiento del Poder Judicial.

Y es que a decir de los legisladores locales, durante los 12 años que la magistrada Elsa Cordero Martínez formó parte del Tribunal Superior de Justicia, con motivo de su nombramiento y posterior ratificación, en ambos plazos la funcionaria se desempeñó a favor de los justiciables de manera pronta, completa e imparcial como expresión de diligencia, excelencia profesional y honestidad invulnerable.

Aunado a lo anterior y congruente con el hecho de que la causa del retiro que se declaro fue la conclusión del periodo para el que fue ratificada la magistrada Elsa Cordero Martínez y, toda vez que durante el ejercicio de sus funciones dicha funcionaria judicial, demostró sentido humano, eficiencia y capacidad en la impartición de justicia, dejando un legado de esfuerzo y conocimiento durante su función judicial, le hicieron un reconocimiento público.

Como muestra de reconocimiento y respeto a su ya probada carrera judicial, esta soberanía hace un reconocimiento público a la trayectoria de la Licenciada Elsa Cordero Martínez por su ardua labor en la impartición de justicia en beneficio de la sociedad tlaxcalteca”, refiere el dictamen.

Las y los diputados determinaron que durante la revisión de su expediente, nunca se encontró procedimiento administrativo alguno que deje entrever un actuar inadecuado de la jurista y por el contrario, se tuvo evidencia del cumplimiento estricto de la magistrada en todas sus responsabilidades y acciones.

De hecho, en cumplimiento con sus deberes constitucionales y convencionales, diputadas y diputados haciendo uso de un lenguaje inclusivo y de una perspectiva de personas con discapacidad, aprobaron un dictamen en el que se respetaron plenamente las garantías judiciales y los derechos humanos.

Además de dicho reconocimiento las y los legisladores, otorgaron un haber de retiro a la magistrada por el término de seis años.