Para continuar con el cometido de entregar a la sociedad profesionistas con una preparación acorde a los desafíos globales, la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), efectuó la ceremonia de graduación de 47 egresados de la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública, generación 2016-2020.

En este acto, el Mtro. Fabio Lara Cerón, director de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Criminología, en representación del Dr. Luis González Placencia, rector de la UATx, señaló que una vez insertos en el ámbito laboral como egresados de la máxima casa de estudios, deben practicar la competencia interna, para así ser mejores personas y profesionales cada día, a fin de aplicar sus conocimientos de manera ética y responsable.

Detalló que en su entorno deben mostrarse como universitarios que generan paz, con base en los principios adquiridos en su alma máter y que, además, incidan en el abatimiento de la pobreza a través de la empatía y las sinergias que conducen a acuerdos positivos.

En su oportunidad, el Mtro. Héctor Stevenson Carrasco, coordinador del programa académico, apuntó que, a pesar de las circunstancias que se viven por la pandemia derivada del SARS-CoV-2, hoy se concreta un proyecto y un sueño compartido, puesto que están concluyendo sus estudios de nivel superior y, sin duda, en su tránsito por las aulas, han desarrollado competencias para interpretar los cambios en la administración pública y aplicar acciones que resuelvan problemas en los tres niveles de gobierno.

Enfatizó que esta generación fue formada bajo los valores y parámetros del Modelo Humanista Integrador Basado en Competencias (MHIC), hecho que les motivará a ser excelentes ciudadanos, para actuar apegados a los derechos universales en la sociedad y con el medio ambiente, además de que los impulsará a colocar en alto el nombre de la UATx.

En representación de la generación saliente, Beatriz Ortega Cabrera, quien recibió el reconocimiento al mejor promedio, mencionó que, como egresados de la Autónoma de Tlaxcala, deben mostrarse orgullosos de su institución y, como universitarios, actuar con solidaridad para alcanzar la justicia social, convirtiéndola en el legado más importante para la sociedad en general.