En entrevista con la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Jakqueline Ordóñez Brasdefer, adelantó que para el mes de enero de 2022 se espera emitir el informe general de cómo se encuentran los Centros de Detención Preventiva de las actuales administraciones municipales; por lo que actualmente trabajan en recopilación de datos y análisis de los mismos a manera de propuestas para mejoras.

Manifestó que al momento se lleva un avance del informe de hasta más del 80 por ciento; no obstante, por periodo vacacional no se podrá concluir en este año, y se espera que sea presentado para el mes de enero.

Adelantó que las principales anormalidades que presentan estos centros son la falta de agua potable, luz natural y ventilación.

“El sanitario no llega a funcionar o no tienen colchoneta; son ciertas condiciones que amerita la persona, independientemente de la falta o del delito que hayan cometido, necesita tener un área digna”.

Recordó que cada fin de gobierno se suscitan estas anomalías derivado de que los salientes no ponen atención o ya no les importa reparar los daños y lo dejan a las nuevas administraciones.

“Al final de cada administración ya entregan estas áreas muy dañadas y la nueva administración lo recibe en muy malas condiciones, el objetivo es detectar las fallas para que tengan la oportunidad de solventarlas”.

Indicó que la mayoría de las administraciones cumplen con las principales medidas; sin embargo, prefirió no decir cifras y señalar que solo un pequeño porcentaje se encuentran en malas condiciones, resaltando que se ha ido avanzando.