El trabajo coordinado e innovador ha permitido al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dar, desde el inicio de la pandemia por COVID-19, una respuesta contundente y organizada para garantizar la atención a cualquier persona que dé positivo a esta enfermedad, cortar cadenas de contagio, identificar de forma oportuna a pacientes positivos, brindar atención médica especializada y ofrecer herramientas digitales que permiten realizar trámites en beneficio de trabajadores y derechohabientes.

En el marco de la sesión ordinaria del H. Consejo Técnico, autoridades del IMSS presentaron la estrategia institucional que ha permitido en esta etapa de la emergencia sanitaria, atender a la población que acude a los servicios médicos del Seguro Social por la presencia de la variante Ómicron.

El director general del Instituto, Maestro Zoé Robledo, explicó que a diferencia de las tres olas de la pandemia que ha enfrentado el país, las características de la variante Ómicron y los avances en el Plan Nacional de Vacunación, han significado una reducción en el número de hospitalizaciones y defunciones, a pesar del incremento en los contagios.

El director general del Seguro Social subrayó el esfuerzo de las nueve direcciones normativas que han participado en la construcción de estrategias para atender a la población, en particular las direcciones de Prestaciones Médicas, Prestaciones Económicas y Sociales, de Incorporación y Recaudación, de Innovación y Desarrollo Tecnológico, y de Planeación para la Transformación Institucional.

Por su parte, la doctora Célida Duque Molina, directora de Prestaciones Médicas, explicó que entre los principales acuerdos con el H. Consejo Técnico en apoyo a la emergencia sanitaria, se realizó la expedición de permiso especial por contingencia desde plataformas digitales del IMSS, certificación del estado de embarazo, expedición de incapacidades por maternidad, Bono COVID-19, apoyo al empleo por COVID-19, Guardias COVID y la entrega de medicamentos a domicilio a pacientes pertenecientes a grupos vulnerables

Asimismo, enfatizó que la acción más importante para afrontar la emergencia sanitaria fue la reconversión hospitalaria en unidades de Segundo y Tercer Nivel de Atención, la creación de Centros de Atención Temporal (CAT), hospitales con apertura anticipada, y en el pico de la segunda ola de la pandemia, lograr la habilitación de 20 mil camas exclusivas para pacientes con COVID-19.

Otra estrategia relevante es el seguimiento vía telefónica de pacientes positivos a COVID-19 con factores de riesgo. Se ha dado este seguimiento a 1.2 millones de pacientes a través de 4 millones de llamadas, lo que ha permitido identificar oportunamente complicaciones para derivar a unidades médicas del Segundo Nivel.

La estrategia fue a través de Jornadas Nacionales y de fin de semana en los estados, la cual permitió otorgar 122 millones de atenciones, más que en 2020.

En su oportunidad, el consejero Salomón Presburguer Slovik, representante del sector patronal de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), reconoció el trabajo intenso que ha realizado el IMSS en la atención a la pandemia, y en particular al personal de salud; consideró importante reforzar la difusión para que la población identifique de manera oportuna síntomas de COVID-19.

De manera virtual, los consejeros del sector obrero: José Noé Mario Moreno Carbajal, de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC); y Sergio Beltrán Reyes, del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM); del sector patronal, Manuel Reguera Rodríguez, de CONCAMIN, y por el sector gubernamental, Omar Antonio Nicolás Tovar Ornelas, director general de Programación y Presupuesto “A” de la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)