Este jueves, en el ayuntamiento de Tlaxcala capital se presentaron más de 160 empleados de base adheridos al Sindicato “7 de Mayo”, quienes exigieron un diálogo con el presidente municipal, al afirmar que hay falta de pago de sus prestaciones laborales.

 

Al lugar y después de algún tiempo las autoridades municipales enviaron a un grupo de asesores para dialogar con los inconformes.

 

Los adheridos al Sindicato “7 de Mayo”, representados por Édgar Ramírez, secretario general, exigían pago de prestaciones, como becas, bonos de fin de administración, pago de jubilados e incluso viajes y regalos de Navidad, sumando en total alrededor de 37 millones de pesos.

 

Es de recordar que el alcalde capitalino desde el inicio de su administración señaló la falta de presupuesto derivado del cambio de gestión.

 

Una comisión de burócratas mantiene un diálogo con los asesores para llegar a una solución, pues de no cumplirse sus demandas amenazaron con presentar una demanda laboral en el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado, así como ante la Procuraduría General de Justicia por la retención de sueldos y salarios.