El titular de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Ocotlán (CAPAO), Julio Buendía Martínez, en conferencia de prensa reconoció que enfrentan una crisis económica, derivada que más del 70 por ciento de los usuarios son morosos y no han cubierto sus pagos por el servicio.

Informó que de 6 mil usuarios sólo 2 mil 244 han pagado, así como existe una presencia de más de 2 mil 900 tomas clandestinas.

Detalló que según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2020 Ocotlán registraba 26 mil habitantes y 9 mil 500 casas, y sólo 7 mil están habitadas, asimismo, 900 usuarios tienen beneficio de descuento del 50 por ciento, por ser de la tercera edad así como jubilados y pensionados.

De esta manera, recursos económicos obtenidos por el pago de agua potable sólo alcanzan para el pago de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pago del personal y algunos gastos operacionales, sin poder distribuir en el mantenimiento.

En este sentido, lamentó que los pozos existentes, ya no son suficientes para abastecer a toda la población de Ocotlán, por lo que reveló que gracias a sus gestiones se logró la perforación de un nuevo pozo que podrá suministrar a los otros tres pozos existentes, el cual está ubicado en el Barrio de Miraflores y Tlacomulco.

El apoyo generado será de alrededor de 250 mil pesos para la creación de un nuevo pozo.

Finalmente, invitó a los ciudadanos a denunciar cualquier solicitud de pago fuera de las instalaciones de la comisión, y a estar al corriente con sus pagos, señaló que implementará una campaña para que los ciudadanos regulen sus pagos.