Elías Cortés Roa, presidente del Tribunal de Justicia Administrativa (TJA), informó que para 2023 aún existen retos que enfrentar, como la adquisición de sus propias instalaciones ya que hasta el momento se encuentran bajo comodato con el Poder Judicial, por lo que espera ser un organismo totalmente autónomo.

Informó que se encuentra en proceso la primera etapa de adquisición de las nuevas instalaciones, en la comunidad de Atlihuetzían, municipio de Yauhquemehcan, en donde se invertirán 15 millones de pesos para la primera etapa.

Se espera que concluya abril del próximo año, pero se dará prioridad a la adquisición de nuevo personal, pues el anterior correspondía al Consejo de la Judicatura.

Asimismo, se buscará la creación de una nueva Ley Orgánica para el Tribunal, mediante acercamientos con el Congreso del Estado, los cuales se han ido realizando luego de presentar su informe de actividades.

Elías Cortés Roa, reconoció que ante la falta de esta Ley Orgánica, el Tribunal se ha visto limitado en la separación del Poder Judicial, derivado que la ley se diseñó para regir un solo Tribunal y el TJA es diverso.

“La propia Ley Orgánica en el apartado en donde está contemplado el TSJ, establece que en lo no previsto se aplicarán las reglas de las salas, y nosotros no tenemos salas, nosotros somos un tribunal colegiado”.

Confió que el Poder Legislativo y el TJA continuarán trabajando en esta ley para llegar a conclusiones favorables para todos.

Finalmente, señaló que con la finalidad de combatir la corrupción, su informe de labores presentó alrededor de 1 mil asuntos que tienen que ver con recursos de revisión, silencios administrativos, consignación de escritos, juicios de responsabilidad administrativa, cierre de convenios, entre otros.