Rubén Mantilla González de la Llave, jefe de Vía Pública en el ayuntamiento de Puebla, ya acumuló en la Procuraduría General de Justicia (PGJ), su segunda denuncia por el delito de abuso de autoridad y ahora hasta robo, sus víctimas son las mismas, una familia que vende paella en la esquina de Teziutlán Sur y San Martín Texmelucan, de la colonia La Paz, sostiene que cuenta con los permisos necesarios, sin embargo este servidor público se le metió a la cabeza que ahora “por sus tompiates” no los va a dejar vender.
Y es que Mantilla González ya había recibido un “jalón de orejas”, por meterse en forma directa, como si fuera algo personal, con Juan Carlos Garza Paredes, quien tiene varios años de dedicarse a la venta de paella en la vía pública y como consecuencia cuenta con los permisos necesarios, sólo que este señor no se los quiere reconocer.
La actitud de este servidor público lo llevó a recibir un castigo, le quitaron las atribuciones para expedir permisos para la comercialización en la vía pública, y le dijeron que para eso está el Departamento de Concertación de Espacios Públicos, quitándole la “minita” que dejan este tipo de negocios.
La actitud beligerante de Mantilla González lo llevó a ser denunciado por abuso de autoridad y encubrimiento, en la Fiscalía Especial anticorrupción, de acuerdo al expediente AP/624/2011/DMSZ/ANTIC/186/11, que se estaba investigando a fondo y ahora, para seguir con estas calamidades, sus inspectores —por ordenes suyas— maltrataron a la madre de este comerciante y la despojaron de todos sus implementos de trabajo, como un atraco a plena luz del día, con testigos y todo.
La nueva averiguación previa es 4855/2011/Norte, la afectada se llama María de los Ángeles Antonia Paredes, tiene 57 años de edad y fue el “desquite” de Rubén Mandilla, como el “crimen organizado”.
El lunes 12 de Septiembre, a las 12:25 horas, María de los Ángeles estaba en el negocio de venta de paellas cuando llegaron tres sujetos, uno de estos se le acercó y le dijo que se fuera de ahí, luego le dijo que era del ayuntamiento, que no podía estar en ese lugar ni ahora ni nunca, les pidió que se identificaran y estos se voltearon los gafetes y después procedieron al abuso, se apoderaron de la lona, las mesas, la paella y todo lo que encontraron para subirlo a una camioneta, cuando la afectada trató de proteger sus pertenencias, uno de estos inspectores la jaloneó hasta estrellarla contra la camioneta.
Cuando los tres inspectores demostraron su “superioridad” a una mujer, entonces se retiraron como si hubieran perpetrado un asalto, de inmediato, casi chocan.
De estos hechos hay testigos, fotos, denuncia, los tres “gorilitas” le dijeron a María de los Ángeles, que iban de parte del señor Mantilla.
Fue un mensaje “siciliano”, ni al Padrino o a Tony Soprano, le pudo haber salido mejor.
 
El correo de los muertos
Va de nuevo, corrupción en Culposos
“Queridos lectores, sé que muchos de ustedes como yo, por necesidad alguna vez hemos tenido que acudir a Agencias del Ministerio Publico a realizar algún trámite, y es lamentable toparse con la ineptitud y la prepotencia de su personal, empezando por las secretarias las cuales exigen que se les hable de abogadas, cuando por su cara y su forma de tratar al usuario demuestran que nunca pisaron una universidad, pero lo más detestable es que la cabeza, o sea los llamados titulares están peor que sus patas, tal es el caso de la señora Dora María Hernandez, agente del Ministerio Público especializada en Delitos Culposos del Servicio Público, de quien a simple vista te das cuenta que no sabe nada, pues me fui enterando que ella ni siquiera consigna las averiguaciones, pues todo lo delega a una persona a la que ella misma llama “Amadita” o si no “Gustavito”, y mi asunto va de uno a otro porque ella no tiene ni idea de lo que le pregunto, y como siempre se justifica diciendo que hay mucho trabajo y saca todo un rollo mareador  para excusar su poca eficiencia, sin ponerse a pensar que el tiempo es oro para los que nos vivimos del servicio público, pues cada minuto es dinero perdido, del que dependemos nosotros, nuestros trabajadores y sus familias”.
“Siendo así, la semana pasada acudí a esta agencia más o menos como al medio día y la abogada Dora María dijo que no podía darme razón sobre mi asunto porque este ya se lo había pasado al Lic. Gustavo, quien ahora sé que es su auxiliar y que pues me diera al día siguiente otra vueltecita porque este señor según ella va a curso para ser ministerio público, y pues me dije: y yo qué culpa tengo, ahora si esto es verdad, ¿que no se supone que los cursos deben tomarse fuera de los horarios de trabajo?, o si no que deje el cargo, pues no se puede comer y chiflar al mismo tiempo, no obstante que la titular no se puede hacer cargo de los asuntos, en pocas palabras la ABOGADA sólo esta de adorno, y ya estamos hartos de personas como ella y sus auxiliares, quienes a parte de dar mal trato al usuario, pues siempre están de cara con uno, aunque entre ellos no porque se hablan con cariño y diminutivos que ridículos se escuchan, empezando por una señora que parece celadora pues su escritorio está en la mera entrada y quien controla el paso con la titular y, por así decirlo, la pone sobre aviso de quienes entramos a hablar con ella y una vez que llegamos con la “mandamas”, nos dice “vayan con Amadita o Amandita” es decir nos regresa con la celadora… Ya basta señor procurador, ojalá este medio sirva para unirnos a todos los transportistas y demandar desde esta esfera tan importante como son los medios de comunicación que los órganos de Impartición de Justicia sean más certeros en su consigna”.
“Compañeros transportistas y del servicio público, ustedes saben de lo que estoy hablando, los invito a unirnos a una rueda de prensa y alzar la voz, díganme, cuantos requisitos nos han pedido para funcionar, cuantos señalamientos recibimos de la sociedad por el ejercicio de nuestro trabajo, y la hemos aguantado ¿y a estos disque servidores públicos qué?, a ellos qué. Siguen igual… yo aplaudo la labor de este medio por darnos un espacio para exigir nuestros derechos y por escuchar nuestros reclamos pues soy aficionada de leer sus comentarios. Señor gobernador, señor procurador, como ciudadana yo no voté por un partido, voté por el cambio y éste urge que salga a la luz ya!!!”

Hasta aquí la carta

Nos vemos cuando nos veamos.
[email protected]PonchoPosa