El gobierno del estado de Puebla bloqueó por completo la información sobre la aparición de al menos 10 “narcomantas” colocadas en puentes peatonales, carreteras y avenidas del Estado de México, Veracruz y Puebla, donde anuncian “narcoviolencia” para el próximo domingo y que ésta tendría que ver con el cártel de “los Zetas” y el grupo “Los Rojos”, brazo armado de los Beltrán Leyva.
Y es que la principal amenaza que lanzan “los Zetas” es contra el gobernador de Puebla, porque alguien de su equipo de confianza pudo haber negociado la entrada a Puebla de “Los Rojos”, lo que incluso motivó que a las 3 horas del domingo 16 de junio, en una pelea de gallos clandestina celebrada en San Antonio Cacalotepec, junta auxiliar de San Andrés Cholula, fuera ejecutado el líder de esta organización, José Nava Romero.
El descontento de “los Zetas” deja entrever lo que el gobierno de Puebla ha querido ocultar, y no es otra cosa que la permanencia y presencia de este cártel, del que incluso se presume que tenía negociada su estancia, a grado tal que este brote de violencia ocurre porque —según mantas “zetas”— alguien de este gobierno también dio permiso a la entrada de “Los Rojos”.
De hecho, antes de que aparecieran las mantas, en pleno centro de la ciudad de Puebla, en un cesto de basura del KFC de Juan de Palafox y Mendoza fue hallada una granada de fragmentación que tenía cinta de papel donde —se dijo— estaba escrita una amenaza en contra del gobierno, aunque en ese momento —las 21 horas del miércoles 26 de junio— pensaron que se trataba de una broma pesada que añadieron a la propaganda 2negra” que se ha vertido sobre la ciudad por los próximos comicios electorales.
Así las cosas. Las “narcomantas”, además de revelar que en Puebla dos cárteles del crimen organizado se están disputando la plaza, que supuestamente fue vendida dos veces, también revelan que podrían darse brotes de violencia más fuertes, aunque éstos —como dicen los “narcomensajes”— tendrían que ver con el ataque al grupo de “Los Rojos”.
 
Puebla, en silencio
Mientras el gobierno de Puebla se abstuvo de hacer un sólo comentario por la aparición de las mantas, medios informativos, como Meridiano de Oaxaca, dieron a conocer tal información, que el periodista poblano Fermín García repercutió y donde aparecen los mensajes escritos en las mantas.
“la plaza es nuestra ZZZ y tu gobernador rafael moreno valles sabes que tu gente podio apoyo y ahora no cumplen x q kieren a los beltranes y va a correr sangre este domingo… pa que aprendan a respetar ZZZ”
Este es uno de los mensajes que —en forma textual— fue escrito en una de las mantas que fue retirada por personal del Ejército mexicano y de la Policía Federal, pero que fue vista con tiempo suficiente para que también aparecieran en el portal de YouTube y que en estos momentos se difunda a nivel nacional.
Esta amenaza llega en los momentos en que la ciudad de Puebla utiliza los servicios de la Policía de Protección Federal para los recorridos en la ciudad de Puebla, lo que indica que esta amenaza no es nueva, sólo que las “narcomantas” la revelaron.
 
Facundo Rosas trajo la violencia a Puebla
A partir de los primeros días del mes de abril, cuando fue nombrado Facundo Rosas Rosas —hombre de todas las confianzas de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública Federal, durante la administración del expresidente Felipe Calderón—, la violencia se incrementó en la ciudad de Puebla y en los municipios cercanos.
En menos de 15 días ocurrieron al menos 19 ejecuciones y otros homicidios violentos; los primeros, ligados a la disputa por el “narcomenudeo” en Puebla, además de que se incrementaron las denuncias por asalto a cuentahabientes y robo de vehículos.
Facundo Rosas llegó con un pasado oscuro, que no pudo limpiar Genaro García con sus declaraciones donde lo deslindaba de acusaciones como la de recibir dinero de manos del crimen organizado y éste de Edgar Valdez Villareal, “La Barbie”, cuando éste formaba parte del cártel de los Beltrán Leyva, quienes tienen como “brazo armado” al grupo de sicarios identificado como “Los Rojos”.
A raíz de la llegada de este personaje federal, los homicidios violentos se han incrementado a grado tal que ya se hizo costumbre que en la zona que comprende la ciudad de Puebla con sus municipios cercanos se registre al menos una ejecución por día, hasta la de quien era jefe de “Los Rojos”.
Además de que en Puebla se permite la venta abierta de todo tipo de drogas, todos los policías —civiles y uniformados— tienen la orden de no meterse con los “narcomenudistas”, sobre todo los que en forma reciente iniciaron sus actividades.
 
Del tintero
Ministeriales, mal y de malas
Le comento que la tarde del jueves la Base Pegaso de la Policía Ministerial del Estado (PME) transmitió un mensaje para que todos los elementos cercanos a la zona de Cholula acudieran a prestar auxilio a investigadores que presentaban problemas para el cumplimiento de una orden de aprehensión.
Uno de los ministeriales que iba en apoyo chocó la patrulla Avenger que tiene a su cargo, cerca de donde se encuentra la zona residencial de La Vista.
El peritaje no favoreció al agente, por lo que la aseguradora de esta patrulla se hizo cargo del pago de los daños y le dijeron al policía que tendría que pagar un deducible de “un pequeño cinco por ciento de los daños”.
Más o menos haciendo cuentas, este pago serían de por lo menos 11 mil pesos. 
¿De dónde va a sacar este agente 11 mil pesos, cuando tiene un salario raquítico, cuando ya les quitaron las prestaciones —como sus bonos— y cuando muchos se quedaron desarmados?
¿De dónde?
Ya nada más falta que un perro los orine.
Nos vemos cuando nos veamos.