Parece mentira que a dos meses de la muerte de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle Rosas se haya derrumbado todo. Ahora ni siquiera quedó nada de la coalición Por Puebla al Frente, que aglutinó diversos partidos en la pasada elección a gobernador, encabezada por el otrora poderoso Partido Acción Nacional (PAN).

Ahora el blanquiazul irá solo a las elecciones del 2 de junio, con nulas posibilidades y disputando no quedar en tercer sitio con el Partido Revolucionario Institucional (PRI)

Una tras otra, la presidenta estatal del PAN, Genoveva Huerta, ha ido confirmando que se ha quedado sin orientación y no sabe qué hacer en cada caso que se le presenta.

¿Quién la asesora?

Por ejemplo, todo terminó mal cuando salió con bombo y platillo a exigir al gobernador interino, Guillermo Pacheco Pulido, que cesaran los despidos que prometió no haría. Pensó que nadie se acordaría que siempre guardó silencio ante los más de 12 mil despedidos de los primeros años del gobierno de Rafael Moreno Valle

En entrevista que nos concedió, señaló que los despidos eran en la Secretaría de Salud. Lo malo no fue su mala memoria, sino que con esa exigencia desnudó que al interior de la dependencia existe una mega estructura mapachera que se opera en cada elección.

No por nada, decenas de trabajadores de confianza fueron basificados en los últimos meses del morenovallismo. Esa mapachera o estructura fue construida en las administraciones de los secretarios Jorge Aguilar Chedraui y de Salvador Escobedo Zoletto, ahora secretario general del PAN.

Tal vez este personaje fue la voz cantante que puso en alerta a Genoveva que su último “bastión” o estructura estaba siendo desmantelado, por lo que no se podría contar con ella el 2 de junio.

Por eso salió a los cuatro vientos a decir preocupada que cesaran los despidos, claro, solo cuando conviene. Mientras tanto, en la Secretaría de Salud, siguen pululando decenas o hasta cientos de operadores políticos, quienes están a la espera de algún líder.

Sin embargo, los que están a la espera cada vez son menos, y solo quienes siguen viviendo con la prepotencia que les dejó de enseñanza el morenovallismo.

Simplemente no les ha caído el veinte que se acabó esa era. Ahora solo será cuestión de tiempo para que caiga esa última estructura.

¿Y los pobres?

En la Secretaría de Bienestar, antes de Desarrollo Social (Sedesol), no solo el programa de Estancias Infantiles ha cambiado, sino también han sido afectados otros proyectos que afectan a los más pobres.

Por ejemplo, quitaron los comedores comunitarios. También desapareció el programa de Empleo Temporal.

Y finalmente el de Prospera, que se convirtió en la coordinación de becas, donde se apoyará a los famosos ninis.
En este espacio les comentamos hace unas semanas de los problemas en las estancias, antes de que fuera un escándalo nacional, luego de los cambios en el régimen del presidente Andrés Manuel López Obrador.
Pero ahora se les unen los señalados proyectos que beneficiaban a miles de personas de escasos recursos.
Le daremos más detalles en otras entregas.

Policía cacheteador

Este fin de semana se viralizó en redes sociales un vídeo donde unas personas acusan a un elemento de la Policía Estatal a cargo de la Secretaría de Seguridad Estatal, que dirige Manuel Alonso.

En el vídeo captado en la zona del estadio Cuauhtémoc, le señalan en su cara al elemento policíaco que momentos antes no solo los encañonó con su arma, sino que cacheteó a uno de ellos.

El policía cacheteador reconoce la agresión al decirles “te dolió la cachetada” con una risa burlona.

Al viralizarse el video se solicitó una postura al encargado de la comunicación de la dependencia, Martín Gómez. Nos indicó desde el domingo que informarían que había pasado con el elemento tras las acusaciones.

Pasaron las horas y nada, posteriormente prometió que nada más salía de una junta daría la información.

Pero hasta la fecha al parecer la reunión ha sido muy larga y sigue, porque de datos, nada.

¿Será que están protegiendo el proceder de este tipo de elementos?
Lo dudamos de Manuel Alonso, por eso seguiremos esperando.