De confirmarse qué el hombre calcinado hallado en la cajuela de un vehículo Jetta en una carretera del municipio de Ciudad Serdán es el agente del Ministerio Público de este mismo municipio, habría por lo menos 3 líneas de investigación dónde "Fuente ovejuna" no se salva del señalamiento.

La primera línea de investigación sería una venganza del crimen organizado contra el funcionario público, porque no cumplió en algún trato o porque no sé ajusto a las peticiones de estos maleantes.

La segunda versión sería por alguna venganza, también de crimen organizado, como principal sospechoso, porque consignó a algún delincuente integrante de las bandas que operan en la zona de Ciudad Serdán, conocida también como Chalchicomula de Sesma.

La tercera versión sería porque este agente del Ministerio Público, habría dejado en libertad a algún agresor homicida o violador y que los familiares de la víctima decidieron hacer justicia propia mano.

Cómo haya ocurrido la muerte de este funcionario de todos modos es una preocupación para quienes se encuentran en cargos relacionados con la procuración de justicia y la prevención del delito, porque cualquier servidor público podría ser víctima de alguna venganza o incluso del algún ajuste de cuentas.

De todas formas, las investigaciones de este crimen van a destapar muchas cloacas donde se van a conocer muchos casos de corrupción.

Acatzingo, en silencio

El saqueo a 2 contenedores que transportaban ropa de la empresa Milano, dónde se encuentran implicados elementos de la Policía Municipal de Acatzingo, además de personal del Ejército Mexicano e incluso de la Policía Ministerial del Estado, ha provocado ya un escándalo.

Pero el escándalo es entre la sociedad de este municipio quiénes están hartos, no sólo de la inseguridad que prevalece en sus calles, sino también ahora de la corrupción en la que se encuentran implicada sus autoridades municipales.

Y es que en estos momentos debe de haber muchos habitantes, que, de buena fe, compraron a los policías ropa de la marca Milano, sin saber que esta era producto de una rapiña, luego de que los contenedores fueran ubicados en la zona y que fueron abandonados por el crimen organizado, suponiendo también que realmente se encontraban abandonados y que no fueron el intercambio de la libertad de algún delincuente.

Y mientras el presidente municipal de Acatzingo no emitido una sola declaración y la Fiscalía General del Estado (FGE), no ha abierto ninguna carpeta, la mercancía robada ya fue ocultada y los contenedores fueron entregados a la empresa aludida, sólo qué les dieron un 10 por ciento de la mercancía que fue asegurada.

En otras palabras, no va a haber una sola investigación para desmantelar la red criminal que se moviliza desde los extractos del gobierno municipal e incluso del Federal, y todo va a quedar como un malentendido.

Ahora si entenderá el lector porque en Acatzingo opera con toda impunidad organizaciones delictivas como la de El Mamer y otras más que no solo debieron haber comprado la plaza, sino que los mismos funcionarios son sus cómplices.

Nos vemos cuando nos veamos.