El dolor de las víctimas de violencia y desapariciones puede convertirse en un botín político. Así lo expresó la Dra. Mariana Bayo Mora, profesora investigadora del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) al impartir la conferencia Quién Escribe los Libros, Quién Pone [email protected] Muertos, realizada en la Universidad Iberoamericana Puebla.
 
Con la participación de la investigadora, dio inicio el diplomado en Derechos Humanos y Acceso a la Justicia organizado por el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, SJ. –IDHIE- de la IBERO Puebla. El cual aborda problemáticas trascendentes, complejas y profundas de nuestra actualidad. Enfatizando la lucha y prevención contra la violencia, y promoviendo a la Universidad como un factor de transformación social.
 
Bajo esta mirada, la experta en Antropología destacó que el uso de los afectados por casos de crimen puede ser conveniente para grupos en el poder, o incluso convertirse en moneda de cambio. Pues resulta útil tener a ciertos grupos vulnerados de su lado. “De ahí que es tarea de los profesionales en Derechos Humanos evitar que actores políticos lucren con el dolor”. 
 
La investigadora del CIESAS indicó que algo similar ocurre con ciertos medios de comunicación, quienes convierten la voz y experiencias de las víctimas en mercancía. Transformando los testimonios, vivencias y sufrimiento de personas afectadas en simples productos, con los cuales terminan lucrando.
 
Sobre este tema, la Dra. Bayo Mora expresó que cuando se trabaja en la investigación y búsqueda de la justicia es vital tener cuidado de no abrir las heridas de las víctimas, ese es el reto principal de las ciencias sociales. Precisó que para ello es necesario indagar profundamente antes de conversar con cualquier afectado.
 

El fin de este sistema es evitar condiciones de re-victimización de las personas, es decir producir un sufrimiento añadido a las víctimas del crimen, resulta cabal conocer el entorno, costumbres, situaciones familiares, oficios y otros datos que sólo se obtienen cuando el investigador se adentra en la comunidad de los agraviados”, sentenció.

Asimismo, la Dra. Mariana Bayo resaltó que el propósito del trabajo de las personas dedicadas a la procuración de los Derechos Humanos es que ningún grupo quede en silencio o excluido. Además de entender cómo aproximarse a cada situación específica. De ese modo podrá elegir el trabajo metodológico correcto para escuchar y visibilizar lo que está sucediendo.
 
La especialista en Antropología Social también indicó que toda labor que pretenda la justicia transicional, es decir la búsqueda de la paz entre cambios de gobierno o entre la guerra y la paz, debe sustentarse en investigación. Esto incluye escuchar, sistematizar, registrar, redactar, procesar traducciones, ordenar y clasificar experiencias, siempre enfocándose en una perspectiva de Derechos Humanos.
 
 

Es por ello que las Ciencias Sociales cobran un peso importante en la búsqueda de la paz, pues toman en cuenta contextos históricos y geográficos con los que se obtienen elementos fundamentales para las víctimas, como son el derecho a la memoria, la verdad, la justicia y la reparación”, aseguró la investigadora.
 

Antes de cerrar su participación, la Dra. Bayo Mora recalcó que el gran reto que tiene ante sí la administración presidencial entrante es acabar con la soberbia y autoritarismo que ejerció el gobierno saliente, el cual trató de cerrar los casos de violencia y desapariciones lo más pronto posible sólo con la finalidad de descartar a las víctimas y silenciar las voces de protesta, como el caso Ayotzinapa.
 
La experta en Antropología finalmente indicó que las ciencias duras también han hecho evidente su importancia ante los tiempos de violencia que vive México. Pues el trabajo de antropología forense y peritaje de distintas universidades ha derrumbado versiones impuestas por el Estado ante actos de violaciones a los derechos sociales y desapariciones.
 
Previo a la conferencia inaugural, el Dr. Francisco Valverde Díaz de León, director general del Medio Universitario, en su mensaje, calificó a este programa como uno de los más emblemáticos de la IBERO Puebla y del IDHIE, ya que integran problemáticas profundas en la materia con una perspectiva universitaria. Y citando al Padre General, Arturo Sosa, el especialista invitó a construir una mirada que se convierte en desafío pedagógico para ser capaces de transformar la realidad.
 
Durante la puesta en marcha del Diplomado de Derechos Humanos y Acceso a la Justicia estuvieron presentes la Dra. Galilea Cariño Cepeda, directora del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, SJ. –IDHIE-; la Mtra. Rosario Arrambide González, académica del IDHIE y el Mtro. Enrique Rosano Reyes, coordinador académico de la Dirección de Educación Continua de la IBERO Puebla.