Los vecinos de Plazas Amalucan ya perdieron la cuenta de cuantos asaltos se han registrado en la zona.

Apenas ayer comentaban de un robo en una de las casas de la calle, donde los delincuentes ingresaron y se llevaron todo lo de valor, hasta mudanza utilizaron.

Y que decir de los robos a comercios y a transeúntes, estos ocurren todos los días, y muchos de los responsables se extraen de la acción de la justicia, y no pasa nada.

No tiene mucho que a un comerciante le dispararon en un brazo y en la cabeza por resistirse a un asalto y murió en el área de urgencias del hospital que tiene el mismo nombre de la inseguridad que se vive en Puebla, solo que éste sería su abuelo.

Los pasajeros del transporte urbano y foráneo han resentido el poder de la delincuencia al ser obligados a entregar sus valores y al ser incluso, golpeados por sujetos que se saben protegidos por la policía y que en forma tranquila cometen sus delitos para retirarse de la misma forma.

Y que decir de los robos de vehículos a mano armada, donde los delincuentes aprovechan un semáforo en rojo para poder actuar y apoderarse de la unidad, sino es que secuestran a su víctima y no lo dejan hasta que lo despojan de otros valores y dinero.

Vamos a ser honestos, usted quizás se haya topado con un operativo policiaco para detectar si usted no está tomado, si tiene sus documentos en regla y si no es así, usted debe conocer a más de dos que pagaron sumas para ya no ser molestados.

¿Cuándo ha visto usted un operativo en su colonia en busca de delincuentes, que estén revisando que no se reúnan desconocidos frente a su casa?

Muchos comentarios en las filas policíacas indican que varios grupos dedicados al asalto y robo en domicilios son protegidos por personajes de los cuerpos de seguridad, tanto de la Policía del Estado, del Municipio o la misma Agencia Estatal de Investigación (AEI), que cambiaron de nombre, pero que siguen con los mismos vicios.

Ya estará usted enterado que el primer cuadro de la ciudad o Centro Histórico se convirtió en una "plaza" para la venta de drogas y que uno de los jefes, de apodo "junior", en estos momentos se encuentra oculto porque cometió un homicidio.

Ya estará enterado que en las inmediaciones del mismo zócalo de la ciudad se vende desde carrujos de marihuana hasta heroína, cocaína, cristal y otro tipo de drogas y que todos estos vendedores gozan de protección policíaca.

Que en el Barrio de Analco opera toda una organización criminal dedicada al narcomenudeo y que sus tiendas y repartidores abarcan todo el centro y barrios de la ciudad.

¿Sabe usted porque los poblanos no estamos enterados de que Puebla esta sumergida en la delincuencia?

Porque no les conviene.

Desde el inicio de la administración de este gobierno fue bloqueada la información de todo tipo de delito y fue cambiada por una información a modo, donde siempre se dijera que no pasa nada, que Puebla vive sus "mejores momentos de seguridad".

Pero no es así.

Pregunte usted en la Sierra Norte, Oriente, Negra, la Mixteca, donde todos los días ocurren ejecuciones, robo de hidrocarburos, asaltos.

En el "Triángulo Dorado".

En la misma ciudad de Puebla.

El gobierno oculta lo que ocurre, pero usted y un servidor tenemos un amigo, vecino o familiar que ha sido víctima de algún tipo de delincuencia o que ha sido víctima de un abuso policial.

Pero no se preocupe, no hay mal que dure 6 años ni poblano que lo resista.

 

Nos vemos cuando nos veamos

[email protected]

[email protected]