Los focos rojos ya están prendidos en Puebla, a una semana de las elecciones para la mini gubernatura, en la población de San Francisco Tláloc, el pueblo se enfrentó contra el crimen organizado.

Poco más de 50 vecinos armados con todo lo que pudieron, le hicieron frente a cerca de medio centenar de sujetos que pertenecen al crimen organizado, en sus fases de ladrones de hidrocarburos. El enfrentamiento entre habitantes de Tláloc y huachicoleros duró unos minutos pero parecieron horas de enfrentamniento.

La intención de los pobladores era ya no permitir que estos maleantes siguieran ingresando a su pueblo, del municipio de San Matías Tlalancaleca, para seguir robando a Petróleos Mexicanos. Explicaron que los ladrones no les pagan ni un sólo peso para que expongan su vida por la ordeña de ductos.

Y aunque tenían claro que el gobierno estatal no les daría ni las gracias, los pobladores salieron a "rifársela", lo que no hacen los cuerpos de seguridad de los tres niveles del gobierno, y no les permitieron "trabajar” a un grupo de delincuentes que iban a bordo de tras vehículos: un Caribe, un Honda y un Volkswagen, pese a que los tripulantes llevaban armas de asalto.

‎El reporte del enfrentamiento de la madrugada de este lunes, llegó primero al Arco de Seguridad de Huejotzingo, la hora fue las 22:59 horas, todavía del domingo 29 de mayo.

Quien envió el reporte indicaba que los maleantes estaban balaceando la presidencia.

El cabinero en turno, Armando Moreno, informó del enfrentamiento.

‎Los pobladores detuvieron a dos de los huachicoleros y cuando todo pasó, el gobierno intervino y negoció para que les entregarán a los sospechosos; les prometió mayor vigilancia y hasta retenes militares.

La insegura Puebla

Pero San Matías Tlalancaleca no es el único foco rojo que se prende en Puebla en materia de inseguridad.

En Acatlán de Osorio “Los Rojos" están haciendo de las suyas, con la ayuda del Secretario de Seguridad Pública de ese lugar y del mismo presidente municipal.

Los asaltos, los homicidios, los secuestros, las extorsiones, han aumentado.

En ese municipio poblano se mueve todo el poderío del crimen que amenaza Chilpancingo, Guerrero.

En Izucar de Matamoros varios grupos delictivos se disputan la plaza, los ejecutados aparecen en toda la región y las formas que son asesinados son muchas: los queman, los asfixian, los mutilan, los calcinan, los cocinan.

Diversos tipos de drogas circulan ante la complicidad de la Policía Municipal, del Estado y Federal.

En Atlixco ocurre lo mismo.

En el "Triángulo Dorado" la población está en riesgo ante el enfrentamiento de tres grupos que se disputan los hidrocarburos.

En la Sierra Norte y Oriental, los grupos delictivos se disputan los secuestros, asaltos, robo de hidrocarburos, extorsiones y las ejecuciones son una constante.

El gobierno oculta la inseguridad

Mientras toda esta inseguridad deja saldos rojos en todo el territorio poblano, el gobierno de Puebla sigue ocultando la información.

No hay informes sobre la actividad delictiva en Puebla.

Se preparan para una elección y van a mostrar al país una Puebla con mucha inseguridad.

Nos vemos cuando nos veamos

[email protected]

[email protected]