El presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a dar muestras de reflejos rápidos. Terminó por apagar el mechero que amenazaba por incendiar la pradera luego de conocerse la reserva de información sobre la caída del helicóptero que terminó con la vida de Martha Erika Alonso Hidalgo, la gobernadora y de su marido, el senador Rafael Moreno Valle.

En horas terminó con la sospecha general que alimentaba una leyenda urbana, como desde que se conoció del deceso de la pareja, dos pilotos y el joven asistente del marido, y que apunta a un boicot o atentado para quitar de en medio del proyecto político de López Obrador a la pareja muerta.

El presidente ordenó la difusión de los audios que registraron la comunicación, deficiente, entre la torre de control y el helicóptero colapsado en la tarde del 24 de diciembre pasado.

Tan rápido respondió al reclamo creciente que quien redactó e hizo la gestión en los medios para la publicación de la airada carta de la madre de la extinta gobernadora, que no advirtió que la reserva de cinco años establecida por SCT no aplicaría por el empeño del habitante de Palacio Nacional de no ocultar nada sobre este tema.

A López Obrador se le ha cuestionado por muchas asignaturas aún pendientes y otras que han provocado frentes de batalla en el terreno de la opinión pública que parecen mermar su aceptación. Pero en este expediente público hizo un adecuado control de daños y actuó en consecuencia. 

Y lo mismo sucedió con Luis Miguel Barbosa, aspirante a la candidatura por Morena al gobierno del estado. Lejos de esconderse y dejar un vacío informativo, actuó.

“No siento haber cometido ninguna canallada en contra de Martha Erika Alonso”, dijo en una entrevista radiofónica en la Ciudad de México el ex abanderado.

No faltará quien opine lo contrario por razones de índole afectiva, pero la verdad publicada sobre lo sucedido en la contienda política de 2018 está sujeta al escrutinio de quien quiera revisar. 

Lo que destaca del nuevo episodio no deja de tener un valor informativo adicional: López Obrador está resuelto a cumplir con el empeño de transparentar la información que resulte de la indagatoria sobre las causas de la muerte de Martha Erika Alonso, su marido y los otros tres pasajeros.

Cumplir con ese empeño despojará de las armas del oportunismo de Marko Cortés el dirigente nacional y quienes han pretendido encontrar en una causa política la tragedia del 24 de diciembre.